El D铆a Mundial de las Mujeres Rurales naci贸 en la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer, organizada por la ONU y celebrada en Pek铆n en 1995. AMFAR comenz贸 a conmemorar esta fecha en el a帽o 1997, convirti茅ndose en la organizaci贸n pionera en Espa帽a en la celebraci贸n de esta efem茅ride.

Este 15 de octubre de 2021 lo conmemoramos bajo el lema 鈥淟a participaci贸n de las mujeres rurales en los 贸rganos de gobernanza鈥. Celebro que este a帽o podamos retomar la presencialidad en los actos organizados por AMFAR con motivo de este D铆a Mundial de las Mujeres Rurales, despu茅s de atravesar una crisis sanitaria que nos ha obligado al confinamiento y al aislamiento social.

Las mujeres rurales de AMFAR, mujeres de todas las edades, perfiles y ocupaciones, se dedicaron en cuerpo y alma a sacar adelante a sus familias y sus negocios con m谩s esfuerzo y valent铆a que nunca si cabe.

Si algo nos ha ense帽ado esta pandemia, es que las mujeres rurales son ejemplo de solidaridad, esfuerzo y capacidad de trabajo. Esta pandemia ha puesto de manifiesto, por un lado, la fragilidad del modelo asistencial, y por otro, la fortaleza de las mujeres para atender cualquier situaci贸n social, sanitaria o econ贸mica en las zonas rurales.

Lo vimos en los primeros meses de pandemia, cuando las agricultoras y ganaderas de todos los rincones de este pa铆s continuaron trabajando sin descanso para garantizar el abastecimiento de alimentos de calidad a la sociedad. Y nos lo volvieron a demostrar con las muestras solidarias de tantas mujeres rurales que confeccionaron mascarillas, atendieron a personas mayores y dependientes, apoyaron a sus hijos durante el curso escolar o mantuvieron sus negocios con muchas dificultades. Todo ello lo hicieron con el 煤nico objetivo de aliviar la dura situaci贸n que atraves谩bamos y facilitar la vida a los dem谩s.

Pero las mujeres rurales no pueden seguir tirando del carro ellas solas. El mundo rural se enfrenta a serios problemas que requieren del compromiso de la administraci贸n y de la sociedad en su conjunto. Problemas como la despoblaci贸n, la brecha digital o el desempleo femenino que condicionan el futuro de nuestros pueblos.聽

Revertir la situaci贸n de la llamada 鈥楨spa帽a Vaciada鈥 es uno de los primeros retos a los que debemos dar respuesta. Frenar la despoblaci贸n pasa por atender las necesidades de los que viven en los pueblos, y especialmente de las mujeres y los j贸venes, que son los que fijan la poblaci贸n, y por tanto, garantizan el futuro del medio rural. Seg煤n datos del Ministerio del Reto Demogr谩fico, del a帽o 2010 al 2019, han perdido poblaci贸n casi el 77% de los municipios espa帽oles, la mayor铆a de ellos con menos de 1.000 habitantes. Pero la despoblaci贸n ya afecta a casi el 70% de las cabeceras, al 63% de las ciudades peque帽as y a m谩s de la mitad de las capitales de provincia.

Quiero destacar que Espa帽a se encuentra inmersa en el dise帽o de un Plan Estrat茅gico de la PAC 2023-2027, que es clave tambi茅n para dar soluci贸n a la temida despoblaci贸n. Por este motivo, el Ministerio de Agricultura ha de pelear una PAC fuerte, sin recortes presupuestarios y sin recortes en las medidas de desarrollo rural.

Es esencial mirar al sector agrario con ojos de mujer y ponerse a trabajar en medidas que permitan la conciliaci贸n, el cuidado de familiares dependientes y el acceso a la digitalizaci贸n, si llegan estas medidas, habr谩 m谩s mujeres en el sector agrario y ganadero. Nos toca defender tambi茅n la participaci贸n de las mujeres en otros sectores estrat茅gicos para la econom铆a rural, como son la caza, la industria agroalimentaria o la digitalizaci贸n.

Seg煤n datos del INE, cerca del 92% de los hogares tienen conexi贸n a internet, un porcentaje que baja a 87% cuando analizamos los municipios de menos de 10.000 habitantes. Esto origina una triple brecha digital ligada a la ubicaci贸n geogr谩fica, la edad de la persona usuaria y el tama帽o del municipio.

La incorporaci贸n de las mujeres a la digitalizaci贸n es esencial para dinamizar el territorio, para impulsar el emprendimiento, para poner en valor los recursos que ofrece cada zona, para la cohesi贸n social, para alcanzar la igualdad de oportunidades y para combatir las cifras de desempleo que lamentablemente siguen teniendo cara de mujer.

Espa帽a fue en 2020 el pa铆s de la UE donde m谩s creci贸 el paro entre las mujeres, cerrando el ejercicio con 1.933 mujeres aut贸nomas menos, una ca铆da que no se produc铆a desde el a帽o 2012.

Por todo ello, quiero aprovechar estas l铆neas para recordar que desde AMFAR seguiremos trabajando en la formaci贸n de las mujeres rurales, en el emprendimiento, en la incorporaci贸n al sector agrario, en la igualdad de oportunidades, y como no, en la lucha contra la violencia de g茅nero, otra de las grandes lacras de nuestra sociedad que tambi茅n se acent煤a en las zonas rurales. Concretamente, en lo que llevamos de a帽o, el 40% de las v铆ctimas mortales resid铆a en municipios de menos de 30.000 habitantes.

Desde AMFAR seguiremos trabajando para que se escuche la voz聽 de las mujeres rurales espa帽olas. Para impulsar su presencia y participaci贸n en todas las esferas de la vida. Seguiremos adapt谩ndonos a cualquier situaci贸n que se presente, tal y como hemos hecho con la crisis sanitaria, con esfuerzo y profesionalidad.

Por 煤ltimo, aprovecho para felicitar y reconocer la encomiable labor de las mujeres rurales en este 15 de octubre tan especial, D铆a Mundial de las Mujeres Rurales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqu铆