Una patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Brihuega ha denunciado a un vecino de la localidad de Romancos tras sorprenderle en el interior de un coto privado de caza haciendo uso de medios prohibidos para la caza.

En concreto, esta persona, vecino de la localidad, estaba colocando un lazo de acero en un paso de animales entre unos árboles cuando fue identificado por los agentes del Seprona, que también hallaron en si vehículo dos lazos más preparados para ser utilizados.

Según ha informado en nota de prensa la Guardia Civil, además de las conductas ilegales contempladas en la Ley de Caza de Castilla La Mancha que prevé sanciones de hasta 60.000 euros, los agentes constataron la comisión de otras infracciones, cometidas por esta misma persona, que estarían relacionadas con la circulación de vehículos por el monte en época de riesgo alto de incendios o el corte sin autorización de varios árboles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here