El dolor muscular es una de las patologías más comunes a las que nuestros músculos deben enfrentarse. En muchas ocasiones, este dolor muscular es derivado de una práctica deportiva de alta intensidad. En otras, se produce cuando estamos sometidos a situaciones que imprimen elevadas dosis de estrés o de tensión.

En ambos casos, las consecuencias son similares: una molestia de diferentes grados de intensidad que pueden involucrar a diferentes partes de nuestro cuerpo más allá de los propios músculos. Como es el caso de los ligamentos o los tendones, entre muchos otros. Interiorizar unos hábitos de vida saludables y proteger a nuestra musculatura después de llevar a cabo una práctica deportiva son dos de las mejores inversiones que vamos a poder llevar a cabo para lidiar con este tipo de dolores. Sin embargo, existen muchas más. A continuación, cinco consejos que te permitirán reducir al máximo el dolor muscular.

Advertisement

¿Cómo se puede reducir el dolor muscular?

Masajes

Históricamente, la aplicación de masajes sobre la zona en la que sentimos dolor es una de las opciones que más nos van a ayudar a reducir las molestias localizadas. Es importante tener en cuenta que el masaje debe ser aplicado por un equipo de profesionales que cuenten con los conocimientos y la experiencia necesarios como para poder llevar a cabo su aplicación en condiciones de seguridad.

Durante los últimos años, a medida que la ciencia y la fisioterapia han ido avanzando, han ido emergiendo una gran cantidad de opciones en materia de masajes. Todas ellas especialmente diseñadas para cubrir con las diferentes necesidades que nuestro cuerpo puede tener después de un episodio de tensión o de actividad física. Confiar en un equipo especializado, una de las mejores inversiones que vamos a poder llevar a cabo en materia de salud.

Compra CBD

Comprar CBD es una de las opciones más efectivas con las que contamos para poder llevar a cabo la relajación de nuestra musculatura y favorecer su posterior recuperación. Pese al desconocimiento que existe en torno a esta cuestión, es importante conocer qué es exactamente el CBD y cómo puede ayudarnos a mejorar el estado en el que se encuentra nuestra musculatura.

El CBD es un compuesto de cannabis que, por las propiedades naturales con las que cuenta, se ha convertido en un gran aliado para deportistas, tanto profesionales como amateurs. Además de ayudar a reducir la inflamación, también se convierte en una de las mejores opciones para relajar las fibras nerviosas que se encuentran tensionadas. En conjunto, nos encontramos con una de las alternativas más eficaces para recuperar el tono y el estado original en el que deben permanecer nuestros músculos para poder asegurar su mejor rendimiento.

Estiramientos

El dolor muscular también puede surgir cuando llevamos una gran cantidad de horas en una misma posición. Una de las situaciones más habituales en las que se produce este tipo de patologías es en los trabajos de oficina. Cuando la carga laboral es tan intensa que no tenemos tiempo de cambiar de posición, es frecuente que nuestro cuerpo tienda a resentirse.

Una buena rutina de estiramientos puede ayudarnos a combatir la rigidez muscular. Apenas unos cuantos minutos puede ser más que suficiente para mejorar la circulación sanguínea y proporcionar a nuestro organismo la elasticidad que necesita para llevar a cabo el conjunto de actividades diarias.

Combinación de frío y calor

Si nuestro dolor muscular tiene su origen en una actividad específica, aplicar hielo durante las primeras 72 horas puede producirnos una importante mejora. Es importante conocer que el frío cuenta con propiedades analgésicas y calmantes. Siendo una de las mejores opciones para aliviar los dolores y reducirlos al mínimo.

Una vez hemos tratado a nuestra musculatura con frío, es turno de utilizar el calor. Gracias a que ayuda a aumentar el flujo sanguíneo de la zona, una ducha o una bolsa de agua caliente sobre la zona afectada puede ser más que suficiente para aliviar la tensión y reducir el dolor.

La importancia del descanso

El descanso es fundamental para que nuestro organismo se recupere de la actividad que ha llevado a cabo durante todo el día. Pese a que muchas veces no le prestamos la atención necesaria, la realidad es que es durante el sueño cuando nuestro cuerpo lleva a cabo sus procesos de regeneración celular, recuperación de la hidratación de la piel y el equilibrio hormonal, entre otros muchos procesos.

De acuerdo con las recomendaciones dictadas por la Organización Mundial de la Salud, una persona adulta debe dormir entre 7 y 8 horas al día.
Como hemos podido comprobar, son muchas las opciones con las que contamos para reducir el dolor muscular que sufrimos, con independencia del motivo que lo origine. Interiorizar los consejos mencionados previamente se convertirá en una de las mejores inversiones en materia de bienestar por las que podremos optar para proporcionar a nuestro organismo el cuidado que necesita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here