La Dirección General de Carreteras, órgano del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, ha optado por aparcar, de momento, el proyecto de autovía A-43 en el tramo Santa Amalia-Ciudad Real y analizar los datos necesarios para definir las alternativas viables para el acondicionamiento de la carretera N-430 como carretera convencional.

Según reza la resolución, publicada este martes en la Plataforma de Contratación del Estado y relativa a ‘acondicionamiento de la carretera N-430 desde Badajoz a Valencia por Almansa. Tramo Santa Amalia-Ciudad Real’, desde el momento en que comenzó a plantearse la autovía entre Ciudad Real y Mérida, hace más de dos décadas, la actuación ha tenido una «complicada gestión que llevó a renunciar a su tramitación ambiental en 2013». Desde entonces, según el organismo estatal, «han surgido muchos condicionantes que han venido a alterar el escenario inicialmente previsto».

De este modo, refiere que, habiéndose segregado del estudio informativo el tramo con más tráfico, entre la autovía A-5 en Torrefresneda y Santa Amalia, el resto de la N-430 entre Santa Amalia y Ciudad Real registra actualmente tráfico por debajo de los 5.000 vehículos al día en la mayor parte del trazado. «De hecho, hasta un 60% del trazado apenas alcanza los 2.200 vehículos al día», subraya, si bien apunta que el tráfico pesado supone una proporción importante, cercana en algunos tramos al 35%.

En todo caso la Demarcación considera que «tratándose de un corredor situado en su mayor parte en un territorio con dinamismo económico modesto, no es probable que en el año horizonte –2024– se alcancen intensidades de tráfico que justifiquen la construcción de una autovía», subraya, por lo que a su juicio «cobra sentido, en el marco de la Orden Ministerial de Eficiencia y de la vigente Ley de Carreteras, que se planteen actuaciones de acondicionamiento de la carretera actual, con las variantes de trazado que sean necesarias, de manera que se mejore la funcionalidad, seguridad y velocidad de recorrido de la carretera, en tanto la ejecución de la autovía se postergue al momento en que la evolución de la demanda en el corredor de la N-430 justifiquen la construcción de una infraestructura de gran capacidad».

Tras recordar que actualmente está en vigor el Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda 2012-2024, que considera que la autovía A-43 en el tramo Puertollano-Mérida se trata de una conexión «en estudio», la Dirección General de Carreteras advierte de que la situación económica actual aconseja que se realice un análisis detallado de las actuaciones a abordar, «siendo importante que se revisen los estudios y proyectos en busca de alternativas más eficientes».

Así, esgrime que la alternativa sur de la A-43, seleccionada como más favorable en 2009, se estimó en un presupuesto para conocimiento de la Administración de 1.122 millones de euros, siendo necesario proyectar numerosos viaductos y 4,3 kilómetros de túneles. «Frente a esta alternativa de autovía, el trazado de la carretera N-430 tiene una longitud menor», subraya, por lo que apunta que «actuaciones de acondicionamiento del trazado de la N-430 y ejecución de variantes pueden generar beneficios sociales (reducción de tiempos de recorrido, reducción de costes de explotación de los vehículos tales como consumo de combustibles, desgaste de neumáticos y reducción de víctimas de accidentes) que compensen los costes (inversión inicial en obra, expropiaciones, conservación y mantenimiento) en mayor medida que la ejecución autovía A-43, y con un menor impacto ambiental, por lo que el acondicionamiento podría ser más rentable socialmente».

Añade en este contexto que, desde el punto de vista ambiental, los antecedentes demuestran la «complejidad» de obtener una declaración de impacto ambiental favorable debido al alto valor ecológico de los territorios que se verían afectados por las diferentes alternativas de autovía. «Actuaciones de mejora de la carretera actual, con las variantes de trazado imprescindibles, probablemente serán alternativas con un menor impacto ambiental y podrían tener una evaluación de impacto menos dificultosa que la de una autovía de nuevo trazado», insiste, al tiempo que defiende que durante la tramitación ambiental del anterior estudio informativo se puso de manifiesto que la ejecución de una autovía de nuevo trazado en su alternativa sur «genera impactos ambientales significativos en opinión del órgano ambiental, algunos calificados como severos» y que el propio órgano ambiental indicó en 2012 la necesidad de reconsiderar la necesidad de la autovía.

Así pues, la propuesta de actuación de la Demarcación pasa por una actuación generalizada de modernización en la carretera N-430, con actuaciones de mejora de la plataforma, acondicionamiento de trazado y variantes que supriman las travesías de poblaciones. Se daría una especial prioridad al estudio de la geometría de la N-430 para aprovecharla al máximo en aquellos tramos con características adecuadas, minimizando de esa forma la afección al entorno.

Por otra parte, añade el organismo de Carreteras, en los tramos donde fuera necesario, se realizaría un acondicionamiento de trazado. Añade que también se debe estudiar la limitación total de accesos, para lo que se realizaría un estudio completo de reordenación. Las conexiones con otras carreteras se realizarían mediante enlaces preferentemente. A la vista del estudio de tráfico y de accidentalidad, se analizaría la viabilidad de diseñar determinados tramos de la carretera como carretera 2+1, o la implantación de carriles aislados de adelantamiento, de manera que se vean mejoradas las condiciones de seguridad vial y el nivel de servicio de la carretera.

En este sentido, la Dirección General de Carreteras recuerda que autorizó una modificación de la orden de estudio ‘Acondicionamiento de la carretera N-430, de Badajoz a Valencia por Almansa, como primera calzada de la autovía A-43, del Guadiana. Tramo: Santa Amalia – Ciudad Real’.

«La Demarcación de Carreteras del Estado en Extremadura ha formulado, con fecha de 29 de junio de 2021, una propuesta de modificación de la anterior orden de estudio para limitar el alcance del estudio informativo a un acondicionamiento de la N-430, sin prever que pueda configurarse como primera calzada de la autovía A-43, debido a la necesidad de actuar a corto plazo en la modernización y mejora funcional de la N-430 y la incertidumbre existente en relación al futuro trazado de la autovía A-43 entre Mérida y Ciudad Real, dados los antecedentes expuestos», concluye.

Consecuentemente, resuelve que bajo la dirección de la Demarcación de Carreteras del Estado en Extremadura se redacte el proyecto de acondicionamiento de la N-430, y autoriza la contratación de servicios para la redacción del estudio, para el que se estima necesario un plazo de 30 meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here