La arquera toledana Lucía Alejo Molero decidió en 2019 cambiar de arco recurvo a compuesto para seguir disfrutando de un deporte que formaba parte de su vida y esa apuesta, a nivel de resultados, lo notó muchísimo.

“Un subidón, una motivación y un disfrute para seguir”. Así define la protagonista un año en el que no paró de acumular títulos y sensaciones: campeona de España junior y universitaria; subcampeona de España absoluta en aire libre y de arco compuesto mixto; campeona de Castilla-La Mancha en sala, al aire libre y de la liga de precisión de la región; segunda clasificada en el Gran Premio de Toledo; y tercera en los grandes premios de Sabiñánigo, Madrid, y en la Liga Nacional de Clubes.

El compuesto diferencia las competiciones al aire libre, desde marzo/abril hasta septiembre, y en sala, desde octubre hasta finales de febrero. “Existe diferencias entre ambas. A las condiciones climatológicas o a la influencia que puede tener la luz, en las competiciones al aire libre en compuesto, oficialmente, se tira a 50 metros en dianas de 50 centímetros reducido. En sala se tira a 18 metros a tres dianas situadas a diferentes alturas, con el hándicap de que el ‘10’ es muy pequeño, como una moneda de 5 céntimos”.

En 2020, en su primer año en categoría absoluta, logró el oro en el Campeonato de España en sala celebrado en Marina D´Or. Una hazaña que, además de no esperarla en su debut en esta categoría, la consiguió a pesar de su estado físico. “La noche de antes estaba con fiebre, escalofríos, sin fuerzas… Mis compañeros me levantaron y fuimos a tirar por equipos para poder coger ritmo y fondo. Una decisión que me dio fuerzas y, pasito a pasito, llegar a la final”.

De todos los campeonatos, Lucía Alejo guarda con “gran cariño” el Mundial Junior de 2019, por el enorme esfuerzo por ocupar unas de las plazas del equipo. Sin embargo, si debe elegir metal, señala sin dudarlo tres: el Nacional Junior de 2019, el Absoluto de 2020 y la plata por equipos en 2019. “Tengo un gran recuerdo del Campeonato de España Junior de 2019 de aire libre, mi última medalla junior y con la que me despedía de la categoría. Pero tampoco puedo olvidarme del oro del Campeonato de España Absoluto de 2020 de sala y de la medalla de plata del equipo mixto con mi padre en el Campeonato de España Absoluto en aire libre en 2019”.

Este bagaje le ha servido para obtener el reconocimiento por méritos deportivos de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y de la Federación castellanomanchega de Tiro con Arco (FCMTA) como deportista del año 2019. “Es un logro y un lujo poder compaginar estudios universitarios con un deporte a alto rendimiento. No es fácil. La distinción de la FCMTA resume un año increíble en todos los sentidos, en la que supe cómo gestionar todo”.

La distinción de la Universidad regional viene avalada por sus resultados en los Campeonatos de España Universitarios de esta deportista y estudiante de Enfermería. Compaginación que, según Lucía, no se acaba de visibilizar. “Hay profesores que no te ponen pegas, e incluso te lo facilitan. Pero sí hay otros profesores que ven el deporte cómo hobby. Y así es difícil compaginarlo”.

Su decisión de estudiar Enfermería en la Fábrica de Armas del Campus de Toledo le viene de vocación. Alumna de cuarto curso, su idea es comenzar un Máster de Urgencias, Emergencias y Críticos y prepararse unas oposiciones. Una reflexión que la basa en un pensamiento claro: “En España no se puede vivir de este deporte”. De ahí que su planteamiento no sea otro que “seguir entrenando y compitiendo hasta que el cuerpo y la mente aguanten”.

Hasta que llegue ese día, Lucía continuará practicando un deporte al que lleva ligado desde muy joven. Desde que su padre y también entrenador, con el que fue subcampeón en equipos mixtos en el Campeonato de España Absoluto en 2019 representando a la Federación castellanomanchega, le introdujera en esta disciplina. Para ello, continuará con una rutina de entrenamientos enfocada a la planificación técnica, física y psicológica. Si bien sus estudios y prácticas le impiden tener una planificación mensual. “Entreno todo lo que puedo. Actualmente 4 días a la semana, pero voy un poco día a día”, asegura.

Esfuerzo y dedicación para seguir acumulando éxitos. Lejos queda su sueño de ir a unos Juegos Olímpicos -el compuesto no es modalidad olímpica, sí lo es el recurvo- pero Lucía Alejo ya tiene marcadas en rojos cuatro citas: el III Gran Premio Nacional de Madrid el 28 y 29 de mayo; el IV Gran Premio Nacional de Toledo el 19 y 20 de junio; el 3 de julio el Campeonato de Castilla-La Mancha; y 23, 24 y 25 de julio el Campeonato de España en Madrid.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here