Norberto Dotor, fundador, y ahora asesor, de la Galería Fúcares de Almagro, que este año ha cumplido nada menos que 47 años, ha coordinado esta exposición-homenaje a un pintor proto-barroco toledano poco conocido por el púbico (Juán Sánchez Cotán) y a uno de sus cuadros más icónicos. El bodegón del Cardo, cómo es conocido, es de una iconografía  cautivadora y muy moderna. El pintor nacido en Orgaz, se hizo monje cartujo ya en su madurez, y en un convento de la orden en Granada fue donde hizo la mayor parte de su obra, que básicamente constaba de escenas de monjes cartujos, y bodegones.

El bodegón, como género artístico, tiene su esplendor en el siglo XVII, ya en pleno Barroco. En ese aspecto Sánchez Cotán es pionero. Sus bodegones suelen tener siempre el mismo escenario: Una especie de ventanuco que se cree era por donde se introducían los productos de la huerta que se cocinarían en el menú del día del convento. Es fácil, por tanto, reconocer un bodegón del artista toledano; pero la particularidad de este cuadro es su simpleza y austeridad de elementos que entra directamente en contradicción con las tendencias estilísticas de su contexto histórico. La iluminación tenebrista, que predice la tendencia posterior de pintores cómo Ribera o Caravaggio, y la composición minimalista son la culminación del lenguaje de este artista. El cuadro fue pintado en 1603, y se cree que este fue el último bodegón que pintó.

Dotor nos cuenta que vio este cuadro por primera vez siendo el estudiante en Granada, en cuyo Museo de Bellas Artes se exhibe, y desde entonces fue creciendo en él la idea de poder hacer algún día una exposición en torno al cuadro, y este año, coincidiendo con el famoso festival de teatro clásico de Almagro era el momento.

La exposición es bastante ecléctica y variada en técnicas y lenguajes, y por eso tiene un valor añadido, el de poder contemplar el arte actual en las obras de 51 artistas. Hay obras más esteticistas en su interpretación del cuadro, y otras más conceptuales, no obstante cada obra en sí tiene un interés artístico, y dice mucho del resto de la obra de los propios autores.

Es una auténtica pena, que una de las actividades más interesantes de este verano en toda la región no haya tenido el apoyo institucional y mediático que el evento merece. La visita completa al festival de teatro pasa por visitar la Galería Fúcares.

En esta muestra participan, además del artista tomellosero Manuel Buendía, artistas tan prestigiosos como: Ana de Alvear, Montserrat Gómez Osuna, Mireia Vilapuig, Ángel García Roldán, Juan C. Sánchez Duque, Raquel Algaba, Vicente Fita, Ana Frechilla, José Luis Pastor, José María Guijarro, Abigail Lazkok, Nieves García, Alfredo Gª Revuelta, Alejandro Ginés, Jorge Gil, Isidro López Aparicio, Rubén Polanco, Manuel Bouzo, Bartolomé Montes, Fernando Silva, Beatriz Castela, Fran Ramirez, Cyro García, Gonzalo Torné, Gil Gijón, Jaime López, Dani Ensesa, Javier H. Landazábal, Jacinto Lara, Cristina Peralta, Alvar Haro, Pepe Buitrago, Julián Valle, Florentino Díaz, Bettina Geisselmann, Vicent Cardá, Jorge Vicent, Javier Aquilué, Che Marchesi, Alberto Salván Zulueta, Fran Baena Paco Díaz, Patricia Mateo, José M. Vela, Nieves Córcoles, Juan José Maillo, Óscar Seco, Fernando Renes, Manuel Prior, Juan Palomino, Rubén Ramos Balsa, Fernando Baena, Vicente Ruiz, Javier Ayarza, Tomás Justicia, Joseba Eskubi, Patricia López Landabaso, Ruth Morán, Federico Delicado, Pablo Castañeda, Gloria Santacruz y Miguel A. Moreno Carretero.

Según Luis francisco Pérez, comisario de la exposición: El título de la muestra es lo suficientemente indicativo de la plural y muy abierta cualidad artística-estética que en ella se presenta, pero sería una equivocación depositar en el rótulo o epígrafe la muy variada y admirable densidad icónica y representacional que cincuenta artistas han creado con el deseo de «leer», y desde la irrenunciable práctica y defensa de su propio arte, el muy bello bodegón de Sánchez Cotán que atesora el museo granadino.

En una exposición donde conviven un número elevado de artistas, bien podemos afirmar que quienes se acerquen a contemplar esta muestra se encontrarán ante una orqquesta considerable de intérpretes, y donde los integrantes de la misma forman una totalidad por medio de la irrenunciable suma de singularidades expresivas. De ahí que me interese especialmente contemplar estas Variaciones en un sentido musical, pues estaríamos ante una composición que surge a partir de un tema principal – pongamos la ascética polifonía barroca de un canto llano, también gregoriano, que sentimos al contemplarla cartuja humildad del bodegón de Sánchez Cotán.

Luis Francisco Pérez nos habla de una orquesta interpretando un tema barroco, orquesta dirigida magistralmente por la Galería Fúcares, la galería de arte más antigua de la región, y no hay mejor escenario temporal que la coincidencia con el Festival Internacional de Teatro de Almagro, en el que el Barroco es el máximo exponente.

La exposición estará a disposición del público hasta el día 9 de Octubre de este año. La Galería Fúcares está en la Calle San Francisco, número-3, muy cerca del Parador Nacional de Almagro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here