La teniente coronel Cristina Moreno se ha convertido en la segunda mujer que ostenta la Jefatura de una Comandancia de la Guardia Civil al asumir el mando en Guadalajara, y en su toma de posesión en compañía del ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha hecho dos firmes alegatos, uno en defensa de la España vaciada con la Benemérita como agente vertebrador, y otro sobre el papel de la mujer, tanto en el cuerpo como en la sociedad. «Las mujeres podemos tenerlo todo, pero no al mismo tiempo».

En un emotivo acto desde el patio de armas de la Comandancia, ha enumerado los retos que asume en su nuevo puesto. Así, la reapertura del cuartel de Cabanillas del Campo 94 años después de su cierre vendrá aparejada del traslado de la Oficina de Recepción de denuncias desde la capital provincial, «un pequeño gran paso».

Otro de los retos para la nueva responsable de la Benemérita es conseguir mejores medios informáticos para el departamento de delitos telemáticos; a lo que ha sumado impulsar la formación de agentes piloto de drones, que despliegan su trabajo a los largo de los 288 municipios de la provincia colaborando en labores como búsqueda de personas desaparecidas, mantenimiento del orden público en encierros populares o prevenció de incendios.

Una vez jurado su cargo, ha protagonizado una alocución dirigiéndose a todas las autoridades presentes en el acto arrancando con palabras de cariño a sus dos hijos, cuya generosidad ha permitido, según ha dicho, que pudiera centrarse en su carrera.

Ha repasado los «honores y privilegios» de su carrera desde que ingresara en la academia militar de Zaragoza en 1993 con 19 años. Desde entonces, ha reconocido haber pasado por episodios de «rechazo e incomprensión». «En un grupo, lo distinto a la mayoría se rechaza», ha lamentado.

Así, ha puesto el acento en que se ha visto sometida, por ejemplo, a una «exigencia física igual que los varones» en pruebas que la colocaron en la mitad de la tabla de su promoción «pese a unos buenos resultados». «Pero antes la igualdad era eso, tratarnos por igual».

CON EL RETO DEMOGRÁFICO EN EL HORIZONTE

Tras 28 años, 23 de ellos en activo, asegura haber servido a toda España «con honor, orgullo y felicidad» desde sus múltiples destinos, desde La Coruña hasta Guadalajara pasando por Valdemoro.

«Asumo el mando de esta gran provincia, cinco comarcas, 12.000 kilómetros cuadrados, 288 municipios y un 66% de la población residiendo en demarcación de Guardia Civil», ha apuntado.

Para Moreno, el reto demográfico es otro de sus retos, «una España vaciada que produce tristeza, que es la agraria, la del campo, la ganadera, la que en los peores momentos surtió de lo más básico».

«La España rural, donde pueden faltar médicos, párrocos, pero nunca la Guardia Civil», ha asegurado. Ahora, con casi 700 agentes a su cargo, espera «estar a la altura». «Somos servidores públicos, nos debemos al cliente más exigente, a nuestros ciudadanos», ha rematado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here