El alcalde de Bolaños de Calatrava, Miguel Ángel Valverde, ha desgranado los proyectos que su equipo de Gobierno mantiene vigentes para lo que resta de legislatura, y con un programa electoral cumplimentado al 60%, su intención es reponerse a la pandemia para conseguir hitos como potenciar el icónico Castillo de doña Berenguela, poner en marcha el nuevo centro de mayores o conseguir más dotación de suelo industrial para emprendedores del municipio.

En este cometido, ha asegurado, el Ayuntamiento debe de ser parte activa, bien potenciando promotores privados o bien desde la iniciativa pública.

Así, ha recordado que ya estuvo a punto de ver la luz un proyecto privado ahora en suspenso y que contemplaba 500.000 metros cuadrados; mientras que por otro lado el Ayuntamiento consiguió aprobar un Plan de Ordenación Municipal en 2017 con posibilidad de abrir la mano a más dotación.

Ese suelo industrial, tal y como ha indicado Valverde, iría a parar, sobre todo, a emprendedores locales más que a inversores de fuera. «Estamos detectando que en los últimos meses se están acercando emprendedores de Bolaños pidiendo información de suelo industrial».

BOLAÑOS, UN PUEBLO «HECHO A SÍ MISMO»

Bolaños, defiende su alcalde, es un municipio que «se caracteriza por su capacidad de recuperación y por su resiliencia», un pueblo que «se ha hecho a sí mismo con sacrificio y esfuerzo» tras el «azote» de la pandemia, circunstancia que «le ha permitido volver a sacar su carácter».

La localidad se caracteriza por contar con una estructura socioeconómica radicada en personas trabajadoras por cuenta propia, sobre todo en el sector agrícola y en la industria agroalimentaria, consiguiendo una recuperación económica mejor que la de otros pueblos del entorno.

Ahora, a nivel anímico, «se ha fortalecido el carácter de este pueblo y hoy está en mejor situación de la que se estaba hace un año», cuando se sometió a Bolaños a un confinamiento «injusto» que impidió a sus jóvenes salir a estudiar, o al total de los habitantes acudir a la capital a realizar trámites administrativos.

«Tampoco se permitió a nuestros ciudadanos ir al hospital de Ciudad Real, y eso generó un estigma que hizo daño pero que fuimos capaces de superar», ha aseverado. Ahora, con en ánimo recuperado, Valverde aboga por «terminar de completar proyectos» de legislatura para hacer de Bolaños una ciudad mejor.

En este punto, ha asegurado que la situación de confinamiento temporal que sufrió Bolaños no entorpecerá que pueda culminar su programa de Gobierno, que ya está cumplimentado al 60%.

Poco a poco, ha dicho, se van completando algunas de las propuestas más difíciles de ejecutar, en concreto las que afectan a la conformación urbana de la localidad.

Reordenar el tráfico en la entrada desde Almagro, seguir avanzando en la transformación urbana, una nueva zona verde o el nuevo cementerio municipal forman parte de un planteamiento que incluye además la nueva ciudad deportiva, que verá mejoradas sus infraestructuras para «dar continuidad al plan estratégico deportivo».

La nueva residencia de mayores es otro de los proyectos importantes que baraja su equipo y que está a falta de decidir su ubicación, probablemente frente al centro de salud, después de haber adquirido el 50% de los terrenos.

Dentro de la agenda, también se quiere apostar por la recuperación y puesta en valor del Castillo de Doña Berenguela, «el emblema y símbolo» de la localidad que quiere ahora ser «un centro de atracción turística» pese a las «limitaciones» del municipio. A esto ha sumado la inminente apertura del centro joven, retrasada por la pandemia.

«En definitiva, seguimos trabajando por nuestro municipio, también en materia de accesibilidad, prestación de servicios y poniendo en marcha iniciativas para todos los colectivos», ha agregado.

A LA ESPERA DE AYUDAS ESTATALES

Tras las últimas tormentas que afectaron cerca 800 hectáreas de cultivos en el municipio, ahora Bolaños está a la espera de que se aprueben ayudas para compensar estos daños.

El propio alcalde visitó personalmente las zonas afectadas, y ahora se está a la espera de que se puedan habilitar ayudas que compensen las «fuertes pérdidas económicas» sufridas por los agricultores locales.

Más allá de los daños agrícolas, que no son susceptibles de recibir ayudas con cargo a la declaración de zona catastrófica, sí que se han experimentado daños en inmuebles y vehículos, además de en caminos rurales.

Otra de las oportunidades para Bolaños que el alcalde quiere explorar es la inminente apuesta por las nuevas tecnologías con cargo a fondos europeos, impulsando el teletrabajo.

«Debemos posicionarnos para que lo habitantes puedan aprovechar estas circunstancias. Estamos bien enclavados, a menos de 10 minutos de una autovía y con una completa red de carreteras que nos permite llegar a grandes vías de comunicación», ha señalado.

EL COLOR POLÍTICO, UN HÁNDICAP

Miguel Ángel Valverde ha tenido palabras para la situación de Bolaños, único gran municipio de su entorno junto a otros ejemplos como Daimiel que es gobernado por el Partido Popular en un mapa provincial teñido de rojo en lo que a ayuntamientos importantes, Diputación o Gobierno regional se refiere.

Según ha reconocido, en algunos casos es «más difícil» desempeñar la labor de munícipe ya que «el trato no es siempre el que se debiera dar».

Un trato que, tal y como reafirma, no es diferente en el caso de la Diputación provincial, pero si en el trato con el Gobierno autonómico.

«A los hechos me remito. Nuestra reivindicación histórica, una travesía, una carretera para la que reclamamos su reparación y nos está costando mucho poder avanzar. El Ayuntamiento ha ofrecido la cesión de sus expectativas y está dispuesto a quedarse con la gestión de la travesía si se consigue que se repare, pero seguimos esperando respuesta», ha lamentado el alcalde.

Hay otros «temas pendientes» reclamados por la Administración local, como el Colegio Virgen del Monte, «que tiene prevista la segunda fase de su reforma desde hace legislaturas, pero dan largas»; mientras que en otros municipios cercanos «la Junta ha cubierto expectativas de la comunidad escolar».

El abastecimiento de agua potable es otro punto de conflicto con el Gobierno autonómico, según ha detallado Valverde. «Nos hemos visto metidos en este problema sin ser una responsabilidad municipal. El Ayuntamiento sólo, sin ayuda de la Administración regional –que si se le dio a Almagro–, ha afrontado un nuevo servicio de abastecimiento con casi medio millón de euros», critica el alcalde.

Aunque admite que han existido encuentros «bien intencionado», lamenta que no haya «concreción» en los mismos.

Entiende Valverde que la factura que se liquida por la depuración del agua a Bolaños «es injusta y no obedece a lo que ofrecen los caudalímetros»; un asunto que «no se ha podido resolver ni políticamente ni a través de negociaciones».

«¿Esto obedece a sectarismo? No lo sé. Sólo sé que en algunos casos se toman decisiones que han sido arbitrarias», apunta Miguel Ángel Valverde, quien recuerda cómo el año pasado Bolaños fue «el único pueblo de la región perimetrado» como medida restrictiva ente el avance del coronavirus, aunque había localidades cercanas «con peores datos». «¿Y eso hace que Bolaños haya progresado menos? No, hemos sido capaces de salir adelante a pesar de los palos en las ruedas», enfatiza el primer edil bolañego.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here