CCOO ha mostrado su rechazo al desmantelamiento del ferrocarril en Cuenca que ha planteado la patronal provincial CEOE y apoya la manifestación convocada el sábado 7 de agosto para reclamar inversiones en las infraestructuras ferroviarias de la provincia y la restitución de los servicios suprimidos.

«Expresamos nuestro total rechazo a la propuesta que se ha lanzado desde CEOE-Cuenca, que bajo el rótulo de ‘movilidad alternativa», plantea desmantelar la vía de ferrocarril convencional desde Tarancón hasta Utiel», ha indicado en un comunicado el Sector Ferroviario de CCOO-FSC de Cuenca.

«Cuando en todos los países europeos y desde la Unión Europea se está apostando por situar al ferrocarril como columna vertebral de un transporte más sostenible, eficiente, seguro y equitativo, aquí en Cuenca –como siempre, únicos– los representantes empresariales están pidiendo el cierre de una línea ferroviaria que tiene grandes potencialidades, tanto para el transporte de viajeros como para el de mercancías».

En su opinión, la «lamentable situación actual de la vía Madrid-Cuenca-Valencia, responsabilidad de los sucesivos gobiernos centrales y de las empresas públicas ferroviarias –que no han destinado prácticamente nada de todas las partidas recogidas en los Presupuestos Generales del Estado para el mantenimiento de la línea– no es excusa para abogar por su desmantelamiento, sino todo lo contrario: motivo sobrado para la exigencia de inversiones».

De ahí que aboguen por «poner fin al abandono al que los responsables y gestores políticos han sometido durante años y años a esta infraestructura; que siempre ha tenido, y debe seguir teniendo, una utilidad pública vital para la comunicación y el desplazamiento de personas; para la vertebración territorial y el impulso del desarrollo económico y social de comarcas como las ubicadas en el trayecto de esta línea, que son un claro ejemplo de la España despoblada y olvidada».

La secretaria general de CCOO-FSC Castilla-La Mancha y el responsable regional de nuestro Sector Ferroviario trasladaron a principios de este mes al director general de Transportes y Movilidad de la Consejería de Fomento un informe sobre el «estado crítico» del ferrocarril en nuestra región y reclamaron la intervención del Gobierno de Castilla-La Mancha ante el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, y ante Adif y Renfe, para exigir soluciones.

A su juicio, el Gobierno de Castilla-La Mancha, pero también la ciudadanía conquense y su patronal, «deben estar al lado de reivindicación, de la defensa y potenciación del servicio ferroviario, de la exigencia de la mejora y modernización de sus infraestructuras; y no alentar los intentos de cerrar la línea, alineándose con los históricos intereses económicos que buscan sacar ganancia particular y cortoplacista con la urbanización de los terrenos ferroviarios de Cuenca capital y de otros municipios de la línea».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here