La Asamblea Local de Cruz Roja en Illescas y la Asociación de Inmigrantes de la Sagra (AISA) han recibido este lunes una placa por parte del Ayuntamiento de Illescas en reconocimiento de su labor durante el confinamiento y el estado de alarma, ya que, gracias a su colaboración, los Servicios Sociales municipales pudieron gestionar de manera más efectiva miles de entregas de alimentos a familias necesitadas.

Desde marzo de 2020, cuando se declaró el estado de alarma y, especialmente, en los días de confinamiento domiciliario obligatorio decretado por el Gobierno de la nación, ambas organizaciones se pusieron a disposición del Ayuntamiento para salir a la calle, según ha explicado el Consistorio en nota de prensa.

En un momento en el que aún no estaba claro qué hacer para evitar el contagio por COVID-19, las personas voluntarias de Cruz Roja y AISA decidieron actuar para que la población más vulnerable de Illescas tuviese, al menos, acceso a alimentos de primera necesidad.

El alcalde del municipio, José Manuel Tofiño, y la concejal responsable del Área Social, Inmaculada Martín de Vidales, han reconocido su labor, en nombre de todo el municipio, con la entrega de esta placa. El primer edil ha señalado que la acción de estas organizaciones “es un gesto humilde”, pero que sirve para destacar “la imagen de ayuda y solidaridad que han mostrado al municipio en esta pandemia”.

La concejal del Área Social municipal ha mostrado su agradecimiento a los trabajadores del Ayuntamiento, cuya labor fue declarada “esencial” durante el confinamiento, como ocurrió con Servicios Sociales. Además, ha puesto en valor el papel que cumplieron otros colectivos dependientes del Consistorio. Según Vidales, “es emocionante que organizaciones como Cruz Roja o AISA, que no dependen de los servicios municipales, se ofrecieran a colaborar para llegar a la mayor parte de población posible”.

La directora técnica de la Asamblea Local de Cruz Roja, Ana Torres, ha destacado las “cosas buenas que ha dejado esta época, como la solidaridad” y ha reconocido que lo principal era “dar respuesta a las demandas de las personas más necesitadas”.

Por su parte, el presidente de AISA, Mohamed Aziz Dahbi, ha señalado que no podía “quedarse en casa sabiendo que había tantas personas que necesitaban ayuda inmediata” y es por eso por lo que solicitó que el Ayuntamiento les gestionase un permiso especial para poder estar en las calles cuando el confinamiento domiciliario obligatorio no lo permitía.

Las prestaciones de emergencia social del Consistorio han llegado a 1.500 familias y se han destinado alrededor de 185.000 euros. Cruz Roja ha entregado alimentos a 132 familias de forma trimestral, mientras que AISA hace entregas trimestrales de alimentos a 236 familias, hace repartos semanales de alimentos frescos a 245 familias y también colaboró en el reparto de lotes de alimentos donados por Save The Children a más de 300 familias.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here