La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha ha denunciado «el tremendo enfado de los viticultores de la región» ante la publicación de las primeras tablillas con los precios de la uva; «muy por debajo de lo esperado y más en un año donde bajará la producción y han aumentado las ventas tanto internas como las exportaciones».

UPA exige a la administración una implicación real para relanzar el sector y controlar la vigilancia de la ley de la cadena alimentaria. Desde la organización agraria no entienden «cómo pueden cuadrar estos precios con el repunte de ventas, el repunte de exportaciones frente a la merma de producción del 30%».

«Eso son limosnas», ha dicho Alejandro García-Gasco Alcalde, responsable de Vino de UPA, quien ha denunciado estos precios «en comparación con la tremenda subida de costes de producción de este último año: el obvio de la subida del gasoil, con máximos históricos, y la subida de costes de los tratamientos de productos fitosanitarios provocada por diversas enfermedades en distintas comarcas de Castilla-La Mancha».

«Baja la producción, suben los costes, aumentan las ventas y las exportaciones. Y nos vienen con estos precios», dicen desde UPA, «así España, ni mucho menos Castilla-La Mancha, podrá ser competitiva. Lo que no puede ser es un repunte del mercado motivado por las heladas de Italia y Francia; no sustentado en los precios como hacen en estos mismos países», indican.

«Empezar el lunes con 23 pesetas el kilo de uva, frente a la bajada de producción del 30% no es buen síntoma. Así no se relanza nada», concluyen desde la organización agraria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here