El Gobierno regional destinará cerca de 600 millones de euros para desarrollar un total de 629 actuaciones dentro del Plan de Depuración con el horizonte 2032.

El objetivo del plan, que se presenta este lunes en la quinta reunión de la Mesa regional del Agua, celebrada de manera presencial en la Fábrica de Harinas de Albacete, es garantizar la depuración del agua en Castilla-La Mancha, cumpliendo así con la «economía circular».

«Se trata de un plan extraordinariamente ambicioso, es la mayor inversión en obra pública, que no tiene que ver con las comunicaciones, en la historia de la región», ha celebrado el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo.

En este sentido, Martínez Arroyo ha querido destacar varios «hitos», como la inversión de más de 60 millones de euros en depuradoras realizada por la Junta o la previsión de que, para el año 2026, hayan finalizado todas las actuaciones de adecuación de las depuradoras de la región.

«Les quiero resaltar la importancia de que, en estos años, 2021-2023, ya estemos invirtiendo 65,5 millones de euros en 18 depuradoras de la comunidad, es algo que no pensábamos hace un par de años y que hemos conseguido gracias al esfuerzo de todos».

También dentro de esa política de economía circular, el consejero ha señalado la llegada a las Cortes regionales del anteproyecto de la Ley de Aguas de Castilla-La mancha.

«Es un proyecto que pretende fomentar y garantizar la economía circular del recurso más importante para la vida, el agua».Recurso que, por primera vez, será reconocido en la Ley como un derecho humano y un bien público.

En cuanto a la declaración de acuíferos sobreexplotados, Martínez Arroyo ha asegurado que presentarán alegaciones -de manera conjunta con las asociaciones de regantes- a los borradores de los planes hidrológicos de las cuencas del Tajo, el Guadiana, el Segura y el Júcar, con el objetivo, sobre todo, de garantizar las reservas de agua necesarias.

«Las reservas son necesarias para el futuro del sector agrario en nuestra tierra, tiene que haber una reserva prevista en la planificación para poder hacerla efectiva después, todavía no están conseguidas todas las que queremos en Castilla-La Mancha», ha explicado, poniendo de ejemplo la reserva en la cuenca del Segura.

«En la cuenca del Segura hemos conseguido hacer efectivos más de siete hectómetros cúbicos de la reserva que existía previamente y hoy los agricultores del Segura en la cuenca alta, es decir, en la provincia de Albacete, se están beneficiando de aquella reserva que en su momento se consiguió».

ESFUERZO INVERSOR

Asimismo, ha querido reconocer el «esfuerzo inversor» realizado desde la administración general y la Junta en las cuencas de la región.

«Quiero destacar la sustitución de los bombeos en la cuenca del Júcar, la inversión en regadío en Campo de Montiel, en la cuenca del Guadalquivir, las inversiones en el Alberche, en la cuenca del Tajo, así como en el campo de Calatrava, en la cuenca del Guadiana, todas esas inversiones están ya garantizadas».

El consejero ha resaltado también la importancia del proyecto de la Mesa regional del Agua, constituida en enero de 2020, y que sirve para marcar una hoja de ruta en este ámbito para que «gobierne quien gobierne haya una posición común en materia de agua en Castilla-La Mancha».

«Debemos reforzar ese compromiso en esta quinta edición de la Mesa del Agua, confío en que todos estemos detrás de la defensa de los intereses de los ciudadanos de la región y de los intereses de nuestra tierra» ha concluido Arroyo, que ha asegurado que «avanzando en esta mesa, avanzamos en Castilla-La Mancha».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here