El responsable regional de Sanidad de UGT, Fernando Peiró, ha reconocido que la huelga de parte del colectivo de informáticos del Sescam «está provocando incidencias» porque tanto el acceso al historial clínico como a la petición de dietas o de farmacia, analíticas o la intranet del hospital «se soportan» en un sistema técnico.

«La falta de profesionales que están haciendo seguimiento de esta huelga está provicandi incidencias», ha señalado a los medios de comunicación en una comparecencia en Guadalajara en la que ha insistido en la necesidad de «simplificar al máximo» el proceso de oposición por el que este colectivo de informáticos del Sescam va a tener que pasar y que se haga una sola prueba.

Peiró ha criticado que desde el Sescam hayan considerado proceder a la convocatoria de estas y otras plazas de forma «unilateral» con fecha 31 de agosto.

También ha recordado que la creación de las distintas categorías del grupo de profesionales de tecnologías de la información en el Sescam se produjo en el 2017 después de un proceso de negociación previa y que con posterioridad, en la Oferta Pública de Empleo de 2018 ya se incluían 120 plazas de un total de 180, lo que supone un 70% de las plazas con las que cuenta el servicio a nivel regional, así como que el 31 de agosto de este año estas plazas se han convocado a oposición, pudiendo haber esperado hasta el 4 de octubre para convocarlas.

«No entendemos las prisas del Sescam en publicar la convocatoria el 31 de agosto, convocatoria en la que podrían verse beneficiados, entre otros, el colectivo de informáticos una vez se hagan las modificaciones pertinentes del Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP), entre otras normas que nos regulan», ha dicho Peiró.

El responsable de Sanidad del sindicato UGT ha aludido también a que en la mesa de negociación donde se llevó la convocatoria de estas plazas, el 14 de julio, su sindicato votó en contra.

Entre los motivos ha situado el hecho de que siendo la primera vez que estas categorías se convocaban a oposición y pudiéndose haber visto amparadas por una convocatoria de consolidación como determina el Estatuto Básico del Empleado Público, no se aceptara la propuesta del sindicato para que se les baremara un mínimo de 20 años el cómputo de servicios prestados, limitándose a 13 años.

Además, según Peiró, tampoco se aceptó su propuesta de limitar el número de pruebas en la fase de oposición a una única prueba y el Sescam va a poner dos, algo que para UGT es «cuanto menos, discriminatorio».

El responsable de Sanidad de UGT ha terminado lamentando que siendo UGT el sindicato firmante del acuerdo para reducir la temporalidad en el empleo público, el Sescam no quiso esperar a la tramitación de este proceso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here