El diputado del PP en las Cortes de Castilla-La Mancha Juan Antonio Moreno ha acusado al Gobierno de Castilla-La Mancha de mentir a cuenta de la ratio de pacientes que cada médico de Atención Primaria ha de atender en la Comunidad Autónoma y desacreditando el anuncio del presidente regional, Emiliano García-Page, de que a partir de, 20 de septiembre ningún profesional tendrá a su cargo más de 2.000 cartillas.

Ante esta afirmación, el consejero de Sanidad del Gobierno de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, ha rebatido al parlamentario albaceteño dando por hecho que no sabe de matemáticas, única explicación que encuentra ante tal afirmación.

Esto ha ocurrido en las Cortes de Castilla-La Mancha, que en la tarde de este jueves han acogido un debate general relativo a la situación actual del sistema público de Sanidad, discusión propuesta por el Partido Popular.

Fernández Sanz tomaba la palabra después del debate para acusar de «mala fe y distorsión» al estilo «circense» del Partido Popular por la «manipulación de datos» esgrimidos en sede parlamentaria.

«Faltar a la verdad debería ser motivo para pedir disculpas», le ha dicho a Moreno Moya, quien en su primera intervención aseguraba que la estrategia del Gobierno se basa en la «propaganda» y en «poner su maquinaria mediática en marcha y soltar anuncios que luego no se cumplen».

Así, la «última ocurrencia» del Ejecutivo en materia sanitaria, según el diputado, ha sido decir que los médicos sólo atenderán 2.000 tarjetas sanitarias.

Argumenta el ‘popular’ que esto es mentira ya que, en el plan de salud del Gobierno, la ratio de cartillas es de 1.223. «O los datos que publican son falsos o nos quieren tomar el pelo a todos los castellanomanchegos».

«LAS MATEMÁTICAS DEBERÍAN SER OPTATIVAS EN SU CURSO»

Esta afirmación ha sido utilizada por Fernández Sanz para mostrarse muy crítico con la bancada ‘popular’. «Las matemáticas deberían de ser optativas en su curso», la ha dicho directamente al diputado.

Así, ha explicado que el Plan de Salud, efectivamente, contempla una media de 1.200 cartillas por médico. Pero, asevera, lo que defendió García-Page es que «ningún médico tendrá ahora más de 2.000», ya que en la actualidad y en determinados casos algunos facultativos cuentan con esa sobrecarga.

«Le diré la verdad para que aprenda. Desde mi más absoluta humildad, lo mejor es que aprenda para siempre. La media está en 1.200 cartillas. La media. Hay algunos profesionales que tienen más de 2.000. Page ha dicho que los que tienen más de 2.000, van a dejar de tenerlas a partir del 20 de septiembre», ha insistido.

Con todo, y «en base a la verdad», lo más importantes para todos «es la salud, y mucho más en tiempos difíciles».

Es por ello que el Gobierno regional, a través de 80 grupos de trabajo, ha puesto en marcha su Plan de Salud, un contexto que pasa por el hecho de que la salud es una preocupación «mayoritaria y constante» que el PP «decidió instrumentalizar», sobre todo «en los peores momentos de la pandemia».

CS DEFIENDE SU DECÁLOGO Y ATACA AL PP

El diputado de Cs David Muñoz Zapata, en su turno de intervención, no ha dejado pasar que el PP en el Gobierno «no convocó concurso de traslados, se cargó la carrera profesional, paralizó obras de hospitales y centros de salud y cerró más de 600 camas».

Colocándose como la «oposición constructiva» en la Comunidad Autónoma, ha exhibido el «decálogo simple» que su grupo eleva en forma de propuesta de resolución para su debate. «Puntos concretos, no buenas palabras».

Un decálogo que ha defendido como «punto de partida» para blindar la Atención Primaria en la Comunidad Autónoma, y que recoge extremos como mantener el presupuesto en Atención Primaria o estabilizar el personal sanitario.

En el año 2021, ha reparado, 3.609 millones de euros fueron a parar al sistema sanitario, algo que ha servido para ampliar las plantillas. «Pero hay que estabilizar al personal contratado en pandemia», ha avisado.

Ha sacado pecho por la enmienda que su grupo coló en el presupuesto autonómico para blindar el 25% del total del presupuesto sanitario para Atención Primaria, algo que ahora quieren consolidar para la negociación del presupuesto del próximo año.

PP ACUSA A CS DE ESTAR «ALECCIONADO» POR PAGE

Por parte del PP, Juan Antonio Moreno ha aseverado en su intervención que la escasa crítica de Cs a la labor del Gobierno se debe a que los naranjas salieron «aleccionados» de la reunión que ayer mantuvieron con su lideresa, Inés Arrimadas, a la cabeza, y en compañía del presidente regional, Emiliano García-Page.

Ha cargado duramente contra el Gobierno socialista, cuyo modelo «no funciona y no pone los medios» para solucionar los problemas.

«Más vale que tuvieran un poco más de decoro y solucionaran los graves problemas de la Atención Primara», ha dicho, avisando de que está por venir el «colapso» del modelo.

PSOE: «SE ESTÁN RECUPERANDO DERECHOS»

El diputado del PSOE Antonio Contreras ha sido el encargado de dar la voz a su grupo parlamentario, y ha querido celebrar cómo el Gobierno «ha sabido afrontar la peor crisis sanitaria de la historia, sobrevenida», mientras la oposición sólo piensa en ver «qué lugar del ranking» ocupa la región.

Contreras ha recordado cómo se han recuperado derechos en los últimos gobiernos, y ha acusado al PP de olvidar el trabajo realizado en cuanto a la oferta de especialistas dentro del Sistema de Salud.

Además, ha añadido, hay un «compromiso» del director general de Recursos Humanos del Sescam que pasa por dos años de contratos para los especialistas, lo que ha conseguido retener más de 150 profesionales.

El parlamentario toledano ha abundado en los «esfuerzos por la recuperación del sistema sanitario» que también pasa por las instalaciones e infraestructuras, y todo después de la legislatura del PP, marcada por las «paralizaciones».

PROPUESTAS DE RESOLUCIÓN

Por parte de Cs, la propuesta de resolución pide mantener el presupuesto en Atención Primaria; estabilizar personal sanitario; una reforma legal que «blinde» la reserva del 25% del presupuesto total en este ámbito; negociar la recuperación de la carrera profesional sanitaria; crear una gerencia de Atención Primaria en cada provincia y un catálogo de pruebas diagnósticas en este servicio para evitar derivaciones.

También un plan de simplificación de procedimientos para reducir burocracia, un plan de coordinación entra Primaria, Especializada y Sociosanitaria, aumentar los recursos para atención domiciliaria y crear la figura de Enfermería en centros educativos figuraban en la propuesta naranja.

De su lado, el PP pedía más personal sanitario para aligerar carga de trabajo; un plan especial para reducir las listas de espera con 20 millones de euros; implantar la carrera profesional, algo «efectivo y urgente» dentro de un entorno de negociación estable; o iniciar los trabajos de la comisión de estudio del COVID en el Parlamento, algo de lo que «no se puede librar» el Gobierno.

El PSOE incluía en su resolución reconocer a la población ante la pandemia; celebrar el proceso de vacunación; alabar la dedicación de los sanitarios; valorar el esfuerzo inversor de la Consejería de Sanidad; destacar el ritmo de ejecución de mejoras en infraestructuras; y animar al Gobierno a continuar «transformando el marco de actuación en la promoción de la salud y en la asistencia sanitaria».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here