El presidente del Partido Popular de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, ha propuesto al jefe del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page, un acuerdo para bajar el tramo autonómico del IRPF del 9,5% al 9% y del 22,5 al 21% durante los dos próximos años.

«Se trata de una bajada del impuesto de la renta a niveles impositivos muchos más razonables que liberaría un poco al pequeño autónomo de la carga fiscal de la renta para poder destinar ese dinero a su negocio», explica Núñez.

El dirigente ‘popular’ también ha pedido que se incremente hasta un 10% la cuota personal y familiar en el impuesto de la renta, «que también lidera una parte importante de dinero para la economía familiar» y que se cree una política de bonificaciones fiscales para los autónomos que se dieron de alta antes de iniciarse la pandemia puedan «compensar las pérdidas generadas por la crisis sanitaria».

«Son medidas que el presidente de Castilla-La Mancha podría tomar en el próximo Consejo de Gobierno y que beneficiarían especialmente a los autónomos y a las familias», señala el presidente de los ‘populares’ castellano-manchegos, que ha anunciado estas propuestas con motivo de una visita a la capital conquense para recorrer los comercios del centro de la ciudad, conocer de primera mano sus dificultades y transmitirles sus propuestas en materia de bajada de impuestos.

El presidente del Partido Popular de Cuenca, Benjamín Prieto y el portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento, José Ángel Gómez Buendía, han acompañado a Núñez durante este paseo que forma parte de una campaña con la que «el Partido Popular va a recorrer tienda a tienda nuestra pequeño comercio «para tener el pulso real de lo que está sucediendo», indica Núñez.

Una vez terminen esta ronda de visitas quieren presentar la que definen como «la bajada de impuestos más ambiciosa de la historia», que alcanzará a todos los sectores productivos.

El presidente regional del PP observa que «el pequeño comercio ya lo estaba pasando mal antes de la pandemia» y señala que la facturación de estos negocios está siendo mejor que en el año 2020, pero las cifras están todavía muy lejos de las que había en el año anterior a la crisis sanitaria, por lo que en estas visitas se está encontrando bastante pesimismo y un mensaje común. «Todo el mundo coincide en que la mejor manera de ayudar a los autónomos es bajar los impuestos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here