El «pantano barométrico» en el que está instalado la Península esta semana dará lugar a un tiempo seco, estable y sin lluvias en el conjunto del país, con temperaturas que subirán día a día hasta situarse en valores veraniegos, de hasta 30 grados centígrados en algunos puntos, hasta el sábado, cuando se espera la llegada de una borrasca, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha explicado que pantano barométrico es el término con se utiliza para indicar que la presión atmosférica es muy similar en la mayor parte del territorio y que eso ocurrirá durante esta semana.

Sin embargo, entre el jueves y el viernes se formará una borrasca en aguas del Atlántico, cuya profundización probablemente se lleve a cabo de manera muy rápida, por lo que se puede hablar de ciclogénesis explosiva, algo que ocurrirá de todas formas lejos de la Península Ibérica.

Pero además, señala que esta borrasca formada y profundizada por un proceso como decimos de ciclogénesis explosiva, se irá desplazando hacia Irlanda durante el fin de semana, de manera que en la Península se notarán sus efectos: primero el sábado, ya que enviará vientos del sur que elevarán las temperaturas en la mitad norte y a orillas del Cantábrico, donde ese día se superarán los 30ºC y aumentará, por ende, el riesgo de incendios forestales. En segundo lugar, el domingo, ya que un frente asociado a esta borrasca provocará un «marcado cambio de tiempo», de modo que habrá lluvias en amplias zonas y los termómetros caerán de forma notable.

Del Campo señala que «de momento es pronto para saber si la borrasca tendrá nombre», ya que hace falta conocer si se activarán los avisos naranjas por vientos muy fuertes en amplias zonas. No obstante, considera que a fecha actual «es poco probable».

En concreto, informa de que hasta el viernes predominarán los cielos poco nubosos o con algunos intervalos de nubes en la mayor parte de España, por donde pasarán sistemas frontales «poco activos» en el extremo norte. Allí habrá, según el portavoz nubes y algunas precipitaciones que serán débiles y dispersas y que caerán sobre todo en Galicia, puntos de las comunidades cantábricas y entorno de los Pirineos. Además, prevé que en el pirineo catalán, el viernes se produzca algún chubasco algo más intenso.

En cuanto a las temperaturas, pronostica que este miércoles bajarán en el tercio norte pero en general seguirán subiendo, sobre todo en el este de la Península. El miércoles espera que se superen los 30ºC en el valle del Guadalquivir, al igual que el jueves, un día en el que también se superarán los 30ºC en el valle del Ebro.

De cara al viernes, «repuntará el calor» y prevé que se pase de 30ºC en los valles del Guadalquivir y del Guadiana, en puntos del interior de la Comunidad Valenciana e interior de la Región de Murcia. Se podría alcanzar o superar los 32ºC en puntos de las provincias de Sevilla, Alicante y Murcia.

Respecto al sábado, Del Campo prevé que sigan los cielos poco nubosos en casi toda España, pero por la tarde podría haber alguna tormenta en el entorno de los Pirineos y, a últimas horas comenzará a llover en el oeste de Galicia. «Lo más destacado» de este día será el ascenso térmico de las temperaturas en el tercio norte, que puede incluso ser extraordinario (más de 10ºC) en el interior del País Vasco, donde se superarán los 30ºC.

A 32ºC llegarán en los valles del Ebro, Guadiana y Guadalquivir y, en general, en el resto de la Península se superarán los 25ºC.

El cambio «brusco» del tiempo llegará el domingo, cuando un frente frío bastante activo asociado a la profunda borrasca atlántica y cuyo centro se situará ese día cerca de las costas del oeste de Irlanda dará lugar a lluvias y chubascos generalizados en la mitad oeste.

Los chubascos pueden ser fuertes, persistentes e ir acompañados de tormentas en Galicia, extremo occidental de Castilla y León y norte de Extremadura. Las precipitaciones se irán extendiendo a lo largo del día hacia el este y también podrían ser fuertes y estar acompañados de tormenta en los entornos montañosos de los Pirineos y del Sistema Ibérico. Por el contrario, las menos probables se esperan en el litoral mediterráneo y en el valle del Ebro.

Ese día se registrará un notable descenso generalizado, sobre todo en la mitad oeste y en algunas zonas de Castilla y León y Extremadura, la bajada será extraordinaria, de más de 10ºC respecto al día anterior.

El lunes de la próxima semana seguirá el ambiente inestable, con lluvias y chubascos tormentosos que de nuevo pueden afectar a buena parte de la Península, aunque con menor probabilidad al sureste. Ese día pueden caer algunos chubascos sobre Baleares, aunque los más intensos se pre*ven en el norte de Aragón y de Cataluña, así como en otros puntos del tercio norte y entornos de los sistemas Central e Ibérico.

El lunes seguirán bajando las temperaturas, sobre todo en el centro y en el interior este de la Península, donde la bajada será notable, aunque todavía pueden subir un poquito más las temperaturas a orillas del Mediterráneo. De hecho, Del Campo concreta que en ciudades como Madrid, Salamanca o Zamora, entre otras, puede haber el lunes hasta 15ºC menos de temperatura que el sábado.

En definitiva, se pasará de un sábado, 8 de mayo, «con temperaturas más propias en general de comienzos del verano» a un lunes con valores «más típicos y propios de finales de invierno».

El martes aún seguirá el ambiente inestable, sobre todo en el extremo norte peninsular, donde las precipitaciones todavía podrían ser intensas, especialmente en los Pirineos y las temperaturas «no cambiarán demasiado» ya que se espera un ambiente «fresco en general» hasta el miércoles, cuando es probable que el tiempo vuelva a estabilizarse de nuevo con menos lluvias y temperaturas cada vez más altas.

Por último, ha pronosticado que en Canarias durante todos estos días tendrán régimen de vientos alisios, que dará lugar al tiempo habitual en el archipiélago.*

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here