El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha confirmado que la Asamblea de Regiones Europeas Vitivinícolas (AREV), bajo la presidencia de Castilla-La Mancha, celebrará su próximo encuentro el 27 y 28 de octubre en la región rumana de Iasi.

Así lo ha avanzado en Toledo antes de participar por videoconferencia en el webinario ‘Green Deal: ¿Innovación en viticultura como solución?’, organizado por la Asamblea de Regiones Europeas Vitícolas.

Martínez Arroyo ha señalado que la asamblea cuenta con «el interés confirmado de tres regiones francesas en formar parte de la organización en próximos meses», lo que harían un total de 53 regiones europeas.

Este miércoles se celebra el segundo de los webinarios, de un paquete de tres, que se centra en la innovación del sector vitivinícola y le seguirá un tercero «antes de finales de año o principios del año próximo sobre el mercado del vino y el consumo del vino a nivel mundial». El primero de ellos trató sobre la Política Agraria Común.

«Es fundamental para asumir los compromisos europeos de lucha contra el cambio climático, la estrategia del campo a la mesa así como la estrategia de la biodiversidad», ha remarcado el consejero como puntos clave de su intervención en este seminario.

SUPERFICIE ECOLÓGICA

Siguiendo el objetivo europeo de destinar el 25% de superficie útil a agricultura ecológica, Castilla-La Mancha ya cuenta con el 14%, unas 63.000 hectáreas, ha destacado Martínez Arroyo.

Otro de los objetivos en los que incidirá Martínez Arroyo es que para 2035 la agricultura sea neutra desde el punto de vista de las emisiones de CO2 y que a partir de ese año sea capaz de asumir las emisiones de otros sectores.

«Desde Castilla-La Mancha damos nuestros pasos en esta dirección, con la apuesta por la innovación a través de los proyectos piloto en el sector agroalimentario, muchos de ellos precisamente el sector vitivinícola», ha explicado.

La Consejería de Agricultura ha recibido 50 propuestas del sector agroalimentario para proyectos piloto que se resolverán en próximos meses para lo cual cuenta con 5,5 millones de euros.

Se trata de una experiencia novedosa en Castilla-La Mancha y pretende general colaboración público-privada de instituciones de investigación e innovación, industrias agroalimentarias, agricultores, ganaderos o asociaciones empresariales que quieran colaborar para poner en marcha propuestas innovadoras «en este sector tan importante para nuestra economía».

Entre los logros de la AREV, bajo la presidencia de Castilla-La Mancha, se encuentran el traslado de su sede a Bruselas y el impulso de un acuerdo con la organización Farm Europe, que representa los intereses de los agricultores de toda Europa y que constituye «el lobby más importante que existe de agricultura en la Unión Europea», y gracias a ello la AREV está «consiguiendo llegar a más lugares y tener una mayor interlocución con las instituciones comunitarias».

CÓDIGO QR EN EL VINO

Asimismo, en este mes de octubre se va a seleccionar a los chicos y chicas informáticos recién salidos de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) que van a desarrollar el proyecto pionero entre la Junta de Comunidades y la UCLM que permitirá tener la garantía absoluta de trazabilidad sobre el vino que se está ofreciendo a los consumidores en cualquier parte del mundo mediante códigos QR.

Para este proyecto se destinan 2 millones de euros para aplicar la tecnología Blockchain el sector vitivinícola. «Asegurar la trazabilidad del vino que consumen los ciudadanos o se emplea en la restauración a través de un código QR, que nos permite identificar lo mejor de nuestra tierra en una botella de vino», ha destacado el consejero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here