El director general de Salud Pública del Gobierno de Castilla-La Mancha, Juan Camacho, ha vaticinado que este miércoles será el día en el que el 70% de la población total de Castilla-La Mancha habrá recibido la pauta completa de la vacuna contra el coronavirus.

En una entrevista con Radio Castilla-La Mancha recogida por Europa Press, Camacho ha indicado en este sentido que el pasado jueves se supo que vendrían menos vacunas de las previstas por un fraccionamiento que quedará resuelto esta semana, pero «con todas las cautelas», será el miércoles cuando se consiga que el 70% del total de la población haya recibido dos pinchazos.

En cuanto a la administración de las dosis a personas contagiadas, ha dicho que la estrategia de Castilla-La Mancha pasa ahora por aplicarla en el entorno de las ocho semanas, reduciendo así la postura inicial de esperar seis meses para realizarlo.

Abundando con el proceso de vacunación, se ha referido a opción de aplicar una tercera dosis de la vacuna, algo a lo que abre la puerta para las personas con circunstancias de dificultad para generar respuesta inmune.

«Nos queda por decidir aún qué hacemos con el resto de población. Se está trabajando para ir a la población diana vulnerable, mayores de 65 años, y se plantea administrarla junto a la de la gripe», ha dicho, aunque asegura que hay cuestiones técnicas que hay que resolver antes de tomar esa decisión.

En cuanto a pacientes con dificultad para generar inmunidad, como en el caso de los trasplantados, también se analizará cómo reforzar sus sistemas con una tercera dosis en caso necesario.

«LA VACUNA FUNCIONA»

Según ha dicho, la vacuna «funciona pero nada tiene cien por cien de efectividad». Con la campaña de vacunación a estas alturas, en todo caso, la letalidad del virus es menor que en otras oleadas.

Así, a nivel nacional, la media de edad de pacientes ingresados se coloca en el entorno de los 40 años, casi 25 años menos que al principio de la pandemia en el caso de ingresos en planta o 35 en el caso de las UCI.

Quince días después del 15 de agosto, fecha señalada en el calendario por su gran número de fiestas patronales en la región, no se ha observado repunte alguno en cuanto al nivel de transmisión del virus, aunque sí reconoce que se ha ralentizado el ritmo a la baja de nuevos contagios.

Camacho, preguntado por la postura de la oposición ante el proceso de vacunación, ha defendido que la estrategia está en un punto «constante» y se ha vacunado «de manera ordenada» pese a las críticas de otros partidos políticos.

SORPRENDIDO POR EL RECHAZO JUDICIAL A LAS MEDIDAS EN RESIDENCIAS

Camacho ha hablado también de las nuevas normas en residencias de mayores implementadas en la Comunidad Autónoma tras su reformulación ante el revés judicial que paralizó la obligación de testar a los trabajadores o la posibilidad de aislar a posibles contagiados, aseverando que el resto de medidas «han sido muy útiles» a pesar de que, ha adelantado, habrá que hacer «un estudio más serio».

Así, asegura que el ritmo a la baja de nuevos contactos en residencias ha sido mayor que fuera de ellas dentro del objetivo de proteger «a los más vulnerables».

Sobre la decisión judicial de tumbar las medidas en primera instancia, ha admitido estar «sorprendido», ya que las medidas revocadas ya aparecían en documentos científicos y son «de epidemiología básica».

En esta línea, recuerda que controlar a los trabajadores periódicamente se justificaba debido a la experiencia previa que indica que muchos brotes al inicio de pandemia tuvieron como puerta de entrada algún empleado contagiado que llevó el virus a las residencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here