El fin de semana estará marcado por el anticiclón que motivará un tiempo seco y soleado y con temperaturas calurosas para la época, aunque se esperan algunas precipitaciones en el norte y tormentas en el este de la Península, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha señalado que solo estarán nubosos los cielos en el extremo norte, donde se esperan lloviznas o lluvias débiles a consecuencia del paso de un frente «deshilachado». En ese área crecerán las nubes de evolución, igual que en el tercio oriental peninsular, que podrán desembocar en tormentas que, en general serán «aisladas y ocasionales». No obstante, no descarta que alguna tormenta pueda ser más intensa.

Además, ha precisado que la mayor probabilidad de que haya chubascos estará en el entorno de Pirineos, en el Sistema Ibérico y en las Sierras del sureste peninsular. También añade que se podría extender algún chubasco a zonas de Cataluña e incluso a zonas costeras o próximas a la costa.

«El ambiente será a grandes rasgos, caluroso durante el fin de semana, con una subida de las temperaturas el viernes muy acusada en el tercio norte», resume Del Campo, que apunta que la subida de las temperaturas continuará el sábado por las regiones mediterráneas y por la mitad sur. Ya el domingo, los termómetros subirán, sobre todo por el oeste, mientras que ese día ya bajarán por el tercio norte.

Se trata de temperaturas superiores a las normales para esta época del año en buena parte del este y sur de la Península, ya que se situarán entre tres y cinco grados centígrados por encima de los valores climatológicos habituales para estas fechas.

Sin embargo, el portavoz ha señalado que en algunos puntos dispersos llegarán a estar entre cinco y diez grados por encima de lo normal. Estas diferencias suponen que se superarán los 35 grados centígrados (ºC) de máxima en la cuenca del Ebro, puntos de Mallorca, zona centro y mitad sur y en los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir. En este último, en el valle del Guadalquivir, el portavoz avisa de que incluso se pasará de 38 o de 40ºC, especialmente el domingo.

«Estamos ya en la segunda quincena de agosto y se nota que las noches son más largas, por lo que en condiciones normales como las actuales, es decir, fuera de una situación de ola de calor, refresca un poco más por la noche y eso permite un mejor descanso», ha comentado.

Esto no quita para que se registren noches tropicales, con temperaturas mínimas superiores a 20ºC en la costa mediterránea, valles de los grandes ríos y quizás en grandes ciudades de la meseta sur por el efecto de la isla de calor urbana, que hace que la temperatura no baje tanto en esa zona central de las grandes ciudades como en zonas rurales próximas.

Respecto a los últimos días ha informado de que el jueves las temperaturas fueron frescas en la mitad norte y más calurosos en el sur, donde se superaron los 36 o 37ºC, especialmente en los valles de los grandes ríos de la vertiente atlántica.

En el sur de Gran Canaria también se alcanzaron valores similares, aunque la ola de calor en Canarias ya había remitido el miércoles.

Asimismo, ha destacado los chubascos de este jueves en el tercio oriental peninsular, que estuvieron acompañados por tormentas y granizo, y se produjeron algunos de intensidad fuerte en el entorno del sistema Ibérico, Orense y Castellón.

Tras el fin de semana de tiempo estable, el portavoz de la agencia meteorológica ha adelantado que el lunes y el martes aumentará la inestabilidad que se traducirá en mayor nubosidad en el centro sur y este de la Península, donde habrá posibles chubascos y tormentas que estarán repartidos de forma irregular. Sin embargo, prevé que los más probables tengan lugar en zonas de montaña y especialmente en Pirineos y sistemas Central e Ibérico, aunque los chubascos podrán extenderse a zonas llanas.

Las temperaturas subirán en el norte y en el oeste de la Península, mientras que bajarán por el este y el sur, aunque en general seguirá el ambiente caluroso para la época, sobre todo el lunes y el martes en el oeste y en el sur peninsular. En esas zonas las máximas podrán rondar los 40ºC en puntos del Tajo, Guadiana y Guadalquivir.

Las mínimas volverán a ascender y las noches tropicales se extenderán a buena parte del centro y del suroeste y a partir del miércoles ha indicado que «es posible» que siga la situación de «cierta inestabilidad», con chubascos tormentosos, que serán más probables en zonas de montaña del centro y este de la Península.

Así, ha añadido que el mercurio no experimentará grandes cambios y se mantendrá un ambiente cálido para la época en la mayor parte del territorio. Respecto a Canarias, aunque ya no se encuentra en el archipiélago en situación de ola de calor, todavía serán altas las temperaturas y los valores superarán los 32ºC en algunos punto. Incluso se superarán los 34ºC de máxima en el sur de Gran Canaria.

Por lo demás, en el archipiélago este fin de semana se esperan cielos poco nubosos, con algunas nubes en el norte y el viento tampoco soplará con demasiada intensidad, salvo el domingo, cuando los vientos alisios incrementarán su fuerza y dejarán rachas fuertes.

La próxima semana continuará el régimen de vientos alisios, algo intensos que llevarán nubes hasta el norte de las islas más montañosas, con lloviznas y lluvias débiles por allí, y las temperaturas permanecerán sin cambios hasta los jueves y a partir de ese día podrán volver a subir los termómetros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here