El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural y presidente de la Fundación Tierra de Viñedos, Francisco Martínez Arroyo, ha reivindicado la importancia de poner en valor el vino, como producto «esencia» de Castilla-La Mancha, tras el cual se encuentra el trabajo diario de los viticultores y todo un sector.

Así lo ha afirmado durante su intervención en la cata que en la Plaza Once de Casas de Fernando Alonso (Cuenca), donde ha dicho que es un producto «esencia» de Castilla-La Mancha y detrás se encuentra el esfuerzo de muchos viticultores, «una actividad milenaria que ha hecho posible la población en Casas de Fernando Alonso y en la región y hace posible que haya futuro», ha informado la Junta en nota de prensa.

En una región con 85.000 viticultores y 600 bodegas, ha explicado, una copa de vino de una de las botellas producidas contiene «un poco de nosotros», llevando en la etiqueta el nombre de Castilla-La Mancha.

Por ello, ha animado a todos a valorarlo, para entre todos «ser capaces de seguir conquistando el mundo». En este sentido, ha recordado que «en cada botella estamos ganando más de siete veces más renta» que si vendemos el vino a granel, y, además, poniendo en la misma el nombre de Castilla-La Mancha, en un vino, que en lo que llevamos de año, ha llegado ya a más de 125 países.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here