El rector de la Universidad de Castilla-La Mancha, Julián Garde, considera que el Anteproyecto de Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), publicado a finales de agosto, necesita una vuelta «completa e importante», pues adolece de componente académico. Ha lamentado que, de momento, lo que ha conseguido «es poner a casi todo el mundo de acuerdo» para estar «en contra», ironizando con que este extremo «tiene su mérito».

Pese a admitir que el ministro del ramo, Manuel Castells, está convocando reuniones con todos los colectivos, el responsable de la institución académica castellanomanchega ha confesado tener un bajo porcentaje de esperanza en que, tras las reuniones y aportaciones de los expertos, el texto pueda mejorar.

«He leído muchas veces el anteproyecto y si se convierte en ley en la manera en la que está sería una oportunidad perdida para el sistema universitario español. No cumple con las necesidades que tiene en el siglo XXI. El día que se convierte en ley ya no será ni del ministro, ni de las universidades, ni de los estudiantes, la ley pasará a ser de los jueces y serán ellos los que velen porque se aplique «, ha apostillado.

Dicho esto, ha reprobado que el anteproyecto de Ley ponga el foco en cuestiones que no son las trascendentales de lo que necesita el sistema universitario español como si el Rey Felipe VI o no debe firmar los títulos universitarios. «Yo personalmente prefiero que los firme, pero esto no debería de haber estado nunca en el debate», ha insistido.

De igual modo, el rector de la UCLM echa en falta, por ejemplo que el articulado del anteproyecto de ley recoja la misión que deben de tener los departamentos, algo que considera «trascendental» para la universidad en el siglo XXI, o que el texto no dedique ni un artículo a las agregaciones entre universidades y cómo hacerlo, cuando en Francia, ha indicado ha modo de ejemplo, ya se ha hecho hace mucho tiempo.

«Lo que dedica a la investigación es muy poco y no se puede olvidar que las universidades suponen más del 70 por ciento de la investigación que se hace en este país», ha proseguido denunciando Garde.

Sobre la intención de la norma que poner coto a la precariedad que sufren los docentes universitarios, el rector de la UCLM ha dicho que el problema de las universidades, desde hace años, es la tasa de reposición, que «ha limitado muchísimo». «Es verdad que está en el 110 por ciento, pero lo ideal es que se eliminará la tasa de reposición y cada universidad pudiera hacer su política de profesorado. Con eso ganaríamos mucho más que lo que pueda aportar la ley», ha opinado.

«Pero la ley tiene algún artículo que va en contra de eso. Una persona que acabe el doctorado con 26 años puede estar de ayudante doctor seis años porque la ley te impide tenerlo un día más. De media, los profesores y profesoras se están acreditando para titular de universidad a los 35. ¿Qué hacemos con ellos de los 32 a los 35? No los puedes tener más tiempo contratado», ha agregado.

Respecto a la opción que contempla en anteproyecto que permite a los no catedráticos presentarse a ser rector, el de la universidad castellanomanchega ha restado importancia argumentando que, con los requisitos que se les ha puesto de quinquenios y sexenios, «lo normal es que sea catedrático».

Por ello, y pese a tener pocas esperanzas de que lo presentado mejore, confía en que el Ministerio de Castell modifique el texto pues, de no hacerlo, seria una oportunidad perdida para el sistema universitario español.

RETOS AL FRENTE DE LA COMISIÓN DE I+D+i DE LA CRUE

Respecto a la responsabilidad que de forma reciente ha asumido tras ser nombrado presidente de la comisión sectorial I+D+i de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Julián Garde ha reconocido que son muchos pues se van a producir muchos cambios normativos sobre los que tendrán que incidir, como es el caso de la LOSU o la modificación de la ley de Ciencia.

«Además está el reto de siempre, de intentar convencer a los gobiernos de que tenemos que incrementar de una manera mas rápida la financiación pública en investigación. Siempre decimos lo mismo, es verdad, al ritmo que se incrementa el porcentaje del PIB no vamos a llegar a converger nunca con otros países de nuestro entorno», ha advertido.

Por último, y como responsable de la I+D+i de la CRUE tiene también la tarea de agilizar la gestión de la investigación a fin de disminuir la burocracia. «De momento, en los últimos años, va a peor y roba mucho tiempo a los investigadores», ha terminado lamentando.

ELIMINACIÓN DE GRADOS DE TRES AÑOS

En otro orden de cosas, y después de que se diera a conocer la intención del Ministerio de Universidades de fijar en 2023 el fin de los Grados de 180 créditos, el rector ha defendido que la UCLM no tiene ninguna desde hace mucho tiempo, en cuanto a grados, no diplomaturas.

Garde ha explicado que ésta es una cuestión histórica y que hace tiempo se permitió someter a aprobación la creación de grados de tres años cuando eran totalmente nuevos en el sistema universitario español. «Algunas, muy pocas, universidades catalanas hicieron propuestas y los grados se aprobaron», ha añadido.

«La postura de este Ministerio ha sido muy cambiante. No hace mucho tiempo los apoyaban y las últimas noticias es que no los van a permitir. No sé si va a volver a cambiar de opinión, en cualquier caso no nos afecta directamente», ha finalizado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here