España ha registrado hasta el 1 de agosto un total de 5.497 fuegos, de los cuales 3.477 han sido conatos (63,25%) y 2.020 incendios (36,75%). Esta cifra de siniestros supone una reducción del 20% y es ligeramente inferior respecto a la media del último decenio, que se sitúa en 6.880 siniestros.

El Centro de Coordinación de la Información Nacional sobre Incendios Forestales (CCINIF), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), ha publicado este viernes el avance informativo de los incendios forestales declarados en España a partir de los datos provisionales que las comunidades autónomas remiten periódicamente al Ministerio.

Según ha informado el Ministerio para la Transición Ecológica, los expertos advierten del peligro de que las condiciones climatológicas –altas temperaturas y progresiva sequedad de los suelos– empeoren a lo largo del mes de agosto, de modo similar a lo ocurrido en países de la región mediterránea como Turquía y Grecia, que sufren una oleada catastrófica de incendios de gran magnitud.

Por tanto, ha advertido de que «la situación exige mantener la precaución y el cuidado, ya que se trata de una época de alto riesgo y es obligado extremar las cautelas».

Respecto a la vegetación, han sido afectadas 40.213,80 hectáreas de superficie forestal donde se incluye tanto la vegetación leñosa como herbácea. Este dato está también algo por debajo de la media del decenio tanto en superficie forestal afectada, con una reducción del 20%, como en superficie arbolada afectada, un 7% menor a la referencia. El único indicador que se sitúa por encima de la media son los grandes incendios forestales (GIF) de más de 500 hectáreas, que se sitúan en 13 frente a los 9 de la media.

La zona noroeste, que abarca las comunidades autónomas de Galicia, Asturias y Cantabria y las provincias de León y Zamora, presenta el 49,99% de superficie forestal quemada. El 41,11% de los siniestros se han producido en el noroeste, un 37,64% en las comunidades interiores, 20,79% en el Mediterráneo y 0,45% en Canarias.

Por otro lado, de los 13 grandes incendios que se han producido hasta la fecha, cinco se declararon entre los meses de enero y febrero, dos en Almería (en Berja y Olula de Castro), dos en Cantabria (en los municipios de Udias y Cabuérniga) y uno que afectó a zonas de Navarra, Guipúzcoa y el sur de Francia. El mayor en cuanto a superficie quemada es el de Arico (Santa Cruz de Tenerife) que comenzó el pasado 20 de mayo y que quemó alrededor de 3.000 hectáreas.

Los otros siete se declararon entre el 12 y el 27 de julio, en Castilla-La Mancha, Andalucía y Cataluña. Dos de ellos en Ciudad Real (en los municipios de Corral de Calatrava y Almadén), uno en Cuenca (en Víllora) y otro en Albacete (Tobarra). En Andalucía se produjo un incendio en Villarasa (Huelva) y en Cataluña se declaró un fuego en Santa Coloma de Queralt (Tarragona) que arrasó 1.288,85 hectáreas.

INTERVENCIONES DE APOYO A LAS CCAA

Hasta el 1 de agosto, el Ministerio ha ayudado a las comunidades autónomas con 586 intervenciones en 245 incendios forestales. Las horas de vuelo han sido casi 1.600 y se han contabilizado cifras cercanas a las 6.500 descargas de agua, según ha precisado.

Las regiones con más actuaciones de los medios del MITECO son Cataluña, Castilla-La Mancha, Galicia, Andalucía y Castilla y León. Hasta el 1 agosto en Cataluña se han producido 78 intervenciones en 17 incendios. En Castilla-La Mancha, 14 incendios con 63 intervenciones. En Galicia, 63 intervenciones en 21 fuegos. En Andalucía, 40 incendios con 62 intervenciones y en Castilla y León 60 intervenciones en 22 incendios.

El dispositivo de extinción de Ministerio cuenta este año con 69 aeronaves que operan desde alguna de las casi 40 bases distribuidas por todo el territorio, además de 7 unidades móviles de análisis y planificación sobre el terreno y 3 equipos de prevención de incendios forestales.

Este despliegue implica a cerca de 1.000 efectivos entre técnicos, pilotos y mecánicos de los aviones, personal de las brigadas forestales y las bases de medios aéreos y trabajadores del Ministerio, entre otros. Para ello, el Ministerio destina este año 85 millones de euros, sin contar el coste del personal funcionario.

Dentro del personal que trabaja para el MITECO en este dispositivo, el grupo más numeroso lo forman las Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales (BRIF), formado por cerca de 600 personas, entre técnicos, capataces, especialistas y preparadores físicos. El dispositivo BRIF cuenta con 10 bases repartidas en distintos puntos del país.

El Ministerio destaca que 95% de los incendios forestales se deben a la acción humana, por lo que recuerda la importancia de no arrojar cigarrillos ni fósforos al suelo; no encender fuegos en el monte en épocas de riesgo; y no utilizar maquinaria agrícola o forestal que pueda generar incendios.

En caso de hacer quema, recuerda que es preciso solicitar una autorización y extremar todas las precauciones en su ejecución; y cumplir con las restricciones de acceso a zonas forestales en épocas de riesgo. En actividades agrícolas es preciso extremar las precauciones en el uso del fuego y en caso de ver un incendio avisar al 112 o al teléfono de emergencia de la comunidad autónoma correspondiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here