Imagen de archivo

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) celebra el descenso del paro durante el mes de junio en 4.947 personas, que deja la cifra total en 178.632 desempleados en Castilla-La Mancha.

Dentro del cuarto mes de descenso consecutivo, Servicios generó 4.057 puestos de trabajo y representa el 82 por ciento de todo el empleo creado en junio. CSIF pone el foco en la precarización de las relaciones laborales, que afecta a todos los sectores: el 91,5 por ciento de los contratos firmados el pasado mes fueron temporales.

Signos de la fragilidad del mercado laboral de la región son la estacionalidad y la dependencia a determinados sectores; las notables diferencias entre provincias, con Toledo liderando la bajada de las cifras del paro en términos absolutos, y el porcentaje del desempleo femenino, que representa el 64,6 por ciento del total.

Dentro de las aristas que refleja la lectura de los datos del paro, a pesar de que en Toledo bajó el paro en 2.170 personas, los contratos indefinidos sólo supusieron el 8,5 por ciento; en Albacete, donde el descenso fue mucho menor con 935 desempleados menos, los contratos indefinidos alcanzaron el 14,8 por ciento.

En el mercado laboral de la región subyace una precariedad y falta de estabilidad que no se soluciona con la bajada del número de desempleados; es preciso la creación de un empleo de calidad.

CSIF reclama que la gestión de los recursos públicos destinados al ámbito laboral sirvan sean administrados con eficacia y eficiencia para acabar con la precariedad. En este sentido, la Central Sindical censura las subvenciones directas concedidas por el Gobierno regional a CCOO, UGT y Cecam desde 2014, que no han servido para crear empleo de calidad; el montante total de las ayudas asciende a 43,7 millones de euros.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here