La propuesta de Cs pedía instar a los gobiernos regional y nacional a aplazar la introducción del sistema de etiquetado Nutriscore en España en espera de acordar un sistema de etiquetado común europeo y homologable en todo el mercado interior ha salido adelante después de recabar el apoyo de la mayoría absoluta del PSOE al aceptar tres matices en su proposición.

En el texto, se abogaba desde la formación naranja a reemplazar ese etiquetado por una campaña de información adicional sobre el valor nutricional de los alimentos y sobre los beneficios de una dieta variada y saludable como la dieta mediterránea.

En caso de aplicar este etiquetado, la formación naranja reclamaba adaptar la aplicación del sistema Nutriscore a los patrones de consumo estructurales de la sociedad española, asegurando así que alimentos y productos alimenticios que forman parte de la Dieta Mediterránea no se vean perjudicados por el semáforo nutricional.

Igualmente, reivindican excluir a los alimentos y productos alimenticios reconocidos como Indicaciones Geográficas Protegidas y Denominaciones de Origen Protegidas (DOP); así como realizar una evaluación anual de los cambios en los patrones de consumo de alimentos y productos alimenticios que se hayan llevado a cabo con motivo de la aplicación del sistema de etiquetado Nutriscore.

Por último, Cs pedía no promocionar ningún producto alimenticio de la región en base a su valor nutricional hasta haber realizado una evaluación del impacto causado por la aplicación del sistema de etiquetado Nutriscore.

CS: «EL ETIQUETADO NO OFRECE INFORAMCIÓN VERAZ»

La diputada de Cs Elena Jaime ha sido la encargada de defender esta propuesta desde el estrado del Parlamento, donde ha argumentado que este etiquetado no ofrece «información veraz al consumidor», ya que se olvida «por completo» de la Dieta Mediterránea, una de las «más equilibradas».

Se «deprecia», por ejemplo, el aceite de oliva, al que le dan una calificación muy baja «por su contenido en grasa».

«¿Alguien ha pensado que el aceite de oliva contiene grasas de origen vegetal saludables?», se ha preguntado la parlamentaria, defendiendo la calidad de este producto.

PSOE PLANTEA TRES ENMIENDAS

La diputada del PSOE Joaquina Saiz, por su parte, ha defendido las tres enmiendas que el PSOE ha planteado a esta PNL para poder prestar su apoyo de cara a sacarla adelante.

La primera de ellas, ha desgranado, pide tener en cuenta a todos los productos de Castilla-La Mancha y no sólo los diferenciados por IGP o DO, ya que todos ellos son «sinónimos de calidad»

La segunda de las enmiendas pedía suprimir la premisa por la que Cs reclamaba no promocionar ningún producto alimentario por su valor nutricional hasta no resolver el estudio de impacto de este etiquetado. «Se deben promocionar los productos por su valor, no es lógico dejar de hacerlo», ha indicado.

PP ANUNCIA SU VOTO EN CONTRA

De otra parte, el diputado del PP Emilio Bravo ha tomado la palabra para decir que el PP defiende una alimentación saludable y una información fiable y precisa, al tiempo que se ha mostrado preocupado por «las campañas del Gobierno socialista contra los productos agroalimentarios sin aval, con desinformación y que pueden hacer que el consumidor abandone la dieta mediterránea».

Este etiquetado, ha lamentado, equipara al aceite de oliva con el aceite de colza en su calificación, y aceptando estas etiquetas, los gobiernos del PSOE en la región y el país «desprecian» a la Dieta Mediterránea.

Y aunque se rechaza «con rotundidad» un etiquetado con una información nutricional «incompleta, tendenciosa y falsa» para el consumidor, el PP no apoyará la propuesta de Cs porque participa en «un engaño».

El anuncio del voto negativo a la propuesta ha provocado la reacción de la diputada de Cs Elena Jaime, quien ha afeado a Emilio Bravo posicionarse de este modo después de que en mayo de 2020 el PP a nivel nacional reclamó en el Congreso de los Diputados la entrada en vigor de este etiquetado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here