La directora general de Mayores, Alba Rodríguez, ha defendido que la quinta ola de la pandemia de coronavirus ha tenido una incidencia «muchísimo menor» en las residencias de mayores y centros sociosanitarios de la región a causa de la vacunación, las medidas tomadas por el Gobierno regional, la coordinación entre consejerías y el trabajo «incesante» de los profesionales de estos centros.

Así lo ha defendido Rodríguez este jueves en su comparecencia en la Comisión de Bienestar Social de las Cortes regionales, donde ha comentado que esta quinta ola, que engloba desde la semana 26 a la 37 -desde el 28 de junio al 19 de septiembre-, ha incidido en los centros «de forma muy distinta», tanto en número de contagios como en la gravedad de los mismos y en los datos de fallecimiento de residentes a causa del virus.

«Aunque hemos llegado a tener 584 contagiados, la mayoría eran personas asintomáticas, muy pocos necesitaron derivación al hospital y el número de fallecidos también fue infinitamente menor», ha comentado.

La directora general ha recordado que «la práctica totalidad» de los residentes, un 99 por ciento, ya cuenta con la pauta completa de vacunación y ha incidido en que los datos son «esperanzadores» ya que esta semana se ha comenzado con la inoculación de la tercera dosis, que «vuelve a dar esa tranquilidad» después de haber tenido «un periodo de preocupación» durante esta quinta ola.

También ha puesto de relevancia que en las residencias se ha «ido aprendiendo» a combatir la pandemia y ha puesto en valor la creación de la figura de los coordinadores sociales de dependencia, uno regional y uno por cada una de las cinco provincias, que «han estado al detalle» de los centros «ocupándose de la situación, de qué necesidades tenían y de cómo aplicar medidas preventivas y planes de contingencia».

Asimismo, ha apuntado que desde el 12 de mayo las resoluciones de los centros residenciales ya fueron desarrolladas específicamente por la Consejería de Bienestar Social, ya que hasta entonces se venían realizando junto a la Consejería de Sanidad. Unas resoluciones que han ido modulando cuestiones como las visitas, los ingresos de trabajadores, la regulación de las salidas o las medidas preventivas.

«Se ha ido poco a poco flexibilizando, no hemos querido privar a nadie de sus derechos y siempre hemos tenido en mente el salvaguardar lo máximo posible la vida de las personas que atendemos en las residencias» para así atender la «petición y desesperación» de los profesionales que han vivido «muy directamente» los peores momentos de la pandemia.

«Todo lo hemos hecho en función de las condiciones de la pandemia, de la evolución que hemos ido viendo poco a poco y de lo que nos ha indicado Sanidad y Salud Pública», ha remachado.

CS, APENADO POR EL TRATO A LOS MAYORES

Mientras, en el turno de los grupos políticos, la diputada de Cs Elena Jaime ha reprochado que en estos momentos las residencias concentran «cuatro de cada diez muertes» por coronavirus en la región, poniendo como ejemplo la pasada semana donde, ha detallado, de las 20 personas fallecidas por la COVID-19, 8 estaban en centros residenciales.

Asimismo, ha afirmado que a su grupo le apena «la forma en que se ha tratado a nuestros mayores», considerando que la COVID-19 ha puesto la lupa «en las carencias de un modelo basado en concentrar a los mayores en instituciones de guardia que a menudo no dan respuesta a sus necesidades».

De igual modo, ha señalado que en Cs preocupa el impacto que haya tenido la pandemia en la salud mental de las personas mayores, preguntándose si el Gobierno regional tiene pensado desarrollar alguna actuación en cuanto a la valoración de la salud mental y la estimulación del bienestar emocional de las personas mayores y también de los profesionales sanitarios y sociosanitarios.

PP CREE QUE LOS MAYORES HAN ESTADO «ENCARCELADOS»

Por su parte, el parlamentario del PP Vicente Aroca ha reprochado a la directora general que los residentes «han tenido la sensación de estar encarcelados», argumentando que las primeras olas «fueron duras» pero cuando se vieron los efectos de la vacunación «los mayores seguían viendo limitados sus derechos».

Por ello, ha apostado por un modelo de residencia «más pequeño» donde la atención sea «más directa, cercana y personalizada» y que se haga también dentro del mundo rural para generar «oportunidades» en esas zonas.

Aroca también ha preguntado por cuestiones como si la tercera dosis se va a implantar también a los profesionales residenciales o si se ha mejorado la medicalización en las residencias para prevenir posibles rebrotes.

C-LM HA SOPORTADO MEJOR LA QUINTA OLA QUE OTRAS CCAA

Finalmente, el diputado socialista Pablo Camacho ha reivindicado que Castilla-La Mancha ha «soportado mejor» la quinta ola que otras comunidades autónomas, teniendo en cuenta indicadores como las residencias que han tenido casos, los contagios y los fallecimientos de residentes.

«Esto no es fruto de la casualidad sino de las medidas y decisiones que el Gobierno ha ido tomando, prudentes y responsables, con un solo objetivo, garantizar la salud pública y proteger a los más vulnerables», ha continuado.

De igual modo, ha puesto de manifiesto que Castilla-La Mancha está dedicando un porcentaje de su PIB «muy por encima de la media nacional» al gasto sociosanitario y que la Comunidad Autónoma ha sido «la primera» en comenzar a administrar la tercera dosis de la vacuna a los residentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here