La Comisión Europea ha aprobado una nueva reprogramación del programa operativo Feder 2014-2020 de Castilla-La Mancha, a propuesta del Gobierno regional, y que supone la asignación de 330 millones de euros adicionales para impulsar la reactivación de la Comunidad Autónoma tras la crisis sanitaria originada por la pandemia, con sus graves efectos negativos en el ámbito social y económico.

El Gobierno de Castilla-La Mancha planteó el pasado mes de mayo, en una reunión del Comité de Seguimiento del Feder 2014-2020, la inclusión de nuevos recursos provenientes de los fondos de recuperación Next-Generation correspondientes al REACT-UE asignados Castilla-la Mancha, por un importe total de 330 millones de euros, con el objetivo de fomentar la reparación de la crisis originada por la pandemia del COVID-19 y sus consecuencias sociales, además de preparar una reactivación económica, ecológica, digital y resiliente de la Comunidad Autónoma, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Así, la Comisión Europea ha aprobado con una inusitada rapidez esta propuesta del Gobierno autonómico asignando la partida más cuantiosa de estos nuevos recursos financieros, que se incluyen en un nuevo eje del programa operativo Feder 2014-2020, al refuerzo del personal y suministro de material sanitario, a la vez que se asignan recursos relevantes para la construcción y reforma de centros educativos y sanitarios; al equipamiento en Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y a la adquisición de maquinaria de alta tecnología sanitaria. La tasa de cofinanciación para estos gastos derivados de pandemia será del cien por cien.

De esa manera, la asignación total del programa operativo Feder 2014-2020 se eleva de los 745 millones de euros iniciales a 1.045 millones de euros. El grado de ejecución de estos fondos europeos alcanzaba a mediados de este año el 113 por ciento de las operaciones aprobadas.

La Comisión Europea aprobó el año pasado otra reprogramación planteada por el Gobierno regional como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, destinada a la adquisición de material sanitario, farmacéutico y de investigación, así como a la inversión en nuevos equipos o refuerzos de personal, siendo su cofinanciación también del cien por cien.

Eso ha permitido que Castilla-La Mancha haya sido la comunidad autónoma que más fondos procedentes de la Política de Cohesión Europea ha reprogramado para reforzar su sistema sanitario durante la pandemia, con 308 millones de euros.

Asimismo, el Gobierno regional ha liderado en España desde el inicio de la pandemia el mayor esfuerzo en gasto sociosanitario para la lucha contra la COVID-19, según datos oficiales publicados por el Ministerio de Hacienda y Función Pública, cumpliendo así el compromiso del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, de no escatimar ningún recurso público para hacer frente a la crisis originada por la pandemia.

PROGRAMA OPERATIVO FEDER 2021-2027

Por otra parte, el pasado mes de julio ha concluido el proceso de participación ciudadana llevado a cabo por la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas sobre la nueva programación del Feder para el periodo 2021-2027, que tendrá cinco prioridades políticas, como son una Europa más inteligente, centrada en la investigación e innovación y tecnologías avanzadas; más verde, encaminada a la eficiencia energética y las energías renovables; y más conectada, centrada en la Red de Transporte Europeo sostenible.

Con estas prioridades se pretende conseguir una Europa más social, dirigida a la eficacia en los mercados de trabajo y el acceso al empleo de calidad, así como más cercana a la ciudadanía, centrada en el desarrollo integrado en materia social, económica y medioambiental, el patrimonio cultural y la seguridad.

Los fondos Feder tienen por objetivo fortalecer la cohesión socioeconómica dentro de la Unión Europea mediante la corrección de los principales desequilibrios regionales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here