La Guardia Civil de Albacete, en colaboración con la Guardia Nacional Republicana de Portugal, Eurojust y Europol, ha desarticulado una red criminal internacional dedicada al robo en entidades bancarias de zonas rurales en más de 20 provincias de España. Las investigaciones se han desarrollado dentro del marco de la operación ‘Bis-Bas’, que debe su nombre a una teoría psicológica.

Hasta ahora han sido detenidas 10 personas, de entre 28 y 44 años, nueve de ellas de nacionalidad española y otra de nacionalidad serbia, y cuatro más están siendo investigadas. Se les imputan un total de 123 delitos en España, Portugal y Alemania, de los que 33 son robos en bancos –13 en Castilla-La Mancha, pero también en Alicante, Burgos, Cáceres, Cádiz, Córdoba, Granada, Jaén, Madrid, Málaga, Murcia, Navarra, Segovia, Sevilla, Teruel, Valladolid y Zamora– sustrayendo un total de 1.298.000 euros.

Las investigaciones comenzaron en mayo de 2019, a raíz de un robo en una entidad bancaria de la localidad albaceteña de Minaya, en el que se hicieron con 131.000 euros.

El teniente coronel de la Guardia Civil de Albacete, Jesús Manuel Rodrigo, ha destacado este jueves en rueda de prensa el ‘modus operandi’ de la banda, que se caracterizaba por reventar los bombines de las oficinas bancarias, sustituyéndolos por uno nuevo, de manera que, cuando llegaban las fuerzas y cuerpos de seguridad, la cerradura no mostraba signos de haber sido forzada, por lo que se interpretaba como una falsa alarma.

Mientras las autoridades revisaban que todo se encontraba bien, los delincuentes permanecían escondidos, con un dispositivo de vigilancia en el exterior, y, una vez que los agentes se retiraban, procedían a ejecutar el robo.

Para obtener el dinero, los detenidos forzaban las cajas fuertes y sustraían todo el dinero de su interior. Una vez realizados los robos, volvían a sus residencias habituales y continuaban con sus rutinas, sin llamar la atención.

SE DESACTIVABAN Y PASABAN DESAPERCIBIDOS

Esa ha sido una de las principales causas que ha dificultado su detención, según ha señalado Rodrigo, ya que «cuando detectaban algún tipo de vigilancia, cesaban su actividad y pasaban desapercibidos en sus lugares de residencia habitual, entonces, cuando decidían volver a robar, se activaban y se desplazaban por distintos puntos de la geografía española». «Esa era su principal característica, la gran movilidad que tenían por el territorio nacional y Europa», ha apuntado el teniente coronel.

Por su parte, el subdelegado del Gobierno en Albacete, Miguel Juan Espinosa, ha querido agradecer el trabajo y la colaboración de todas las entidades implicadas, las cuales «han permitido culminar satisfactoriamente la operación». Espinosa ha explicado que la banda también se dedicaba a robar vehículos en Alemania, que muchas veces usaban en sus robos, lo que también complicaba su identificación.

Finalmente, los delincuentes fueron detenidos en Alicante, Madrid y Toledo y puestos a disposición judicial. Siete de los detenidos tenían órdenes europeas de detención. En Portugal llegaron a cometer 12 atracos, y en Alemania robaron tres coches de gran cilindrada.

En el operativo policial intervinieron efectivos de la Unidad Orgánica de Policía Judicial, de la Comandancia de la Guardia Civil de Albacete, que contaron con apoyo de la Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC), también de Albacete, de la Unidad Central Operativa (UCO), de la Agrupación Rural de Seguridad (GRS) de Sevilla, así como de componentes de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil de Marbella (Málaga).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here