El Grupo Municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Albacete llevará una moción al pleno de este mes de agosto para que el Consistorio reclame a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha dé marcha atrás con la intención de desalojar el centro de asociaciones de la calle Doctor Fleming de la capital albacerteña en la que se ubican 17 entidades de todo tipo, aunque algunas de ellas ya se han buscado ubicaciones alternativas ante la amenaza de cierre.

Así lo ha explicado la concejala popular encargada del área de Atención a las Personas, María Gil, que ha lamentado que la Junta pretenda dejar sin una ubicación a una decena de asociaciones que prestan servicios fundamentales como la atención a las personas sordas, a aquellas con síndrome depresivo, a los niños con déficit de atención o con daño cerebral sobrevenido, “y lo haga precisamente ahora cuando nos enfrentamos a una crisis sanitaria como la del Covid19 que deriva en una importante crisis social y económica”.

Gil ha explicado que esta moción recoge las inquietudes de todas las asociaciones que se encuentran allí ubicadas ante las noticias transmitidas del cierre del centro que albergaba a una decena de asociaciones para el 31 de diciembre, un centro que depende de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Las asociaciones trasladaron sus inquietudes al Partido Popular en una reunión que se mantuvo el pasado 20 de agosto a la que asistió también el presidente regional de la formación, Pacto Núñez, junto al portavoz municipal, Manuel Serrano, la propia Gil y varios miembros del Grupo Municipal del Partido Popular, así como parlamentarios nacionales como Carmen Navarro, o regionales como Vicente Aroca o Juan Antonio Moreno Moya.

Gil ha explicado que este centro está funcionando desde el año 2007 cuando la Junta, a través de la Fundación Sociosanitaria asumía el coste del arrendamiento y ha contado en este tiempo con numerosas colaboraciones del Ayuntamiento de Albacete “acogiendo y apoyando la labor de distintas asociaciones en el ámbito de la discapacidad y sociosanitaria”.La concejala popular ha recordado que  los fines que en su día dieron lugar a este proyecto de Centro de Asociaciones y que fueron desarrollados por la Junta y el propio Ayuntamiento, tales como poder facilitar a las asociaciones un espacio de trabajo adecuado para que puedan prestar sus servicios, son los que el Grupo Municipal Popular trae ante Pleno del Ayuntamiento a través de esta moción, que la hemos querido enfocar de forma absolutamente constructiva, con la finalidad de seguir apoyando al importante  tejido asociativo de la ciudad”.

Tal y como ha explicado María Gil, el objetivo de la moción es proponer que se inste a la Junta a que valore la situación actual  de las asociaciones que se encuentran contenidas en el Centro “y busque la solución necesaria para continuar prestando la colaboración de ofrecerles un lugar para que puedan seguir desarrollando su actividad, ya sea manteniendo la actual ubicación, buscándoles una nueva ubicación, facilitándoles a través de ayudas el poder costear el gasto del alquiler  o cualquier otra solución que pueda ser viable y por supuesto seguir contando para esa solución con la colaboración entre Administraciones como siempre se ha hecho y se hace”.

“Somos conscientes de que ahora precisamente en plena crisis sanitaria y económica por la COVID-19 en la que nos encontramos, dejar sin ubicación a una decena de asociaciones importantes de nuestra ciudad como las que he mencionado, probablemente podría abocar a muchas de ellas a desaparecer y en consecuencia a dejar sin sus servicios a muchas personas que los reciben y necesitan cada día”, ha argumentado María Gil.

Incluso ha puesto varios ejemplos de asociaciones que prestan servicios en el centro que verían afectadas como Aspas que lleva 41 años prestando sus servicios de terapias de rehabilitación auditiva en la ciudad, Lassus con 23 años trabajando por las personas con síndrome depresivo, Aspaym 28 años luchando por la integración de los lesionados medulares, Adace que lleva 18 años atendiendo a las personas con daño cerebral sobrevenido, o Apandah que trabaja desde hace 15 años por atender a los niños con déficit de atención y sus familias.

“En definitiva, un proyecto que comenzó hace 13 años, pensamos que merece que se valoren otras alternativas antes de proceder a su cierre tanto por las propias asociaciones, pero sobre todo, por los servicios y tratamientos que reciben las personas que están acudiendo a ellas por necesidad, para poder mejorar su bienestar ya sea físico o mental”, ha concluido María Gil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here