Las personas afectadas por la riada que provocó el pasado sábado 8 de septiembre el desbordamiento del arroyo Sangüesa por una fuerte tormenta en la localidad toledana de Cebolla podrán acogerse a las ayudas de rehabilitación de viviendas de la Junta cuando se declare la Zona Gravemente Afectada.

Así lo ha indicado en declaraciones a los medios junto a la alcaldesa de Cebolla, Silvia Díaz, el delegado de la Junta, Javier Nicolás, tras la reunión que ha mantenido este lunes con el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page.

El delegado de la Junta ha manifestado que en la reunión se ha dado un repaso a las actuaciones que se hicieron en un primero momento y que se ha dado «una vuelta importante» a las competencias de la Junta. «Se nos ha pedido que cambiemos la reja que hay en el puente de la carretera que se deterioró y esperamos que en breves fechas se pueda reponer», ha añadido.

También se ha comprometido el Gobierno castellano-manchego a que los agentes medioambientales hagan una revisión del cauce hacia arriba de Cebolla para ver cómo está desde el punto de vista medioambiental y evitar los arrastres de arena.

Del mismo modo, el delegado ha apuntado que la semana que viene habrá una reunión con los vecinos del municipio afectados en sus locales y viviendas para informarles de que pueden acogerse a las ayudas de rehabilitación de viviendas de la Junta y que supone un 50 por ciento de subvención. Para ellos «es fundamental» la declaración de Zona Gravemente Afectada, ha remarcado.

Por último, ha indicado que la Junta va a apoyar que el municipio sea declarado Zona Gravemente Afectada «lo antes posible». «Vamos a exigir que la Confederación haga actuaciones», ha señalado, para concluir que «es importante» saber que ya hay proyectos que redactó en su día la Diputación y que están en poder la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) «, ha concluido.

A preguntas de los medios, la alcaldesa ha indicado que aún no existe una valoración económica porque es muy difícil hacerla «en un tiempo tan corto» pero sí una evaluación de los daños, ya que hay 70 casas afectadas, cerca de 50 coches y 12 feriantes de los que tres «lo han perdido todo».

En cuanto a la declaración de Zona Gravemente Afectada, la alcaldesa ha explicado que se está trabajando con la Delegación del Gobierno y que uno de los requisitos es que el coste total de los medios utilizados para las labores de emergencia supere el tres por ciento de los gastos corrientes del Ayuntamiento. «Todavía no tenemos una cuantificación, siguen trabajando las máquinas y no tenemos facturas ni los gastos para poder solicitarlo», ha señalado.

Sobre los contactos con la CHT, Díaz ha señalado que hasta 2016 «no han sido fructíferos». «Nos pedían que presentásemos un proyecto y en 2016 presentamos un plan de posible soluciones a las riadas y nunca hemos obtenido respuesta», ha lamentado, para defender, ante las críticas al urbanismo como problema, que este «nunca ha cambiado».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here