Piden una solución de fondo para acabar con las pintadas en Cuenca

Ciudadanos Cuenca propone un plan integral contra las pintadas en las fachadas de los edificios de la ciudad

El Grupo Municipal Ciudadanos en el Ayuntamiento de Cuenca ha propuesto al equipo de Gobierno que acometa un plan integral contra las pintadas en los edificios que, con tres frentes de acción, refuerzo de la limpieza, incremento de la inspección policial y promoción de campañas de sensibilización, «tenga como fin último adecentar la imagen de la ciudad».

La portavoz de la formación naranja en el Consistorio, María Jesús Amores, ha denunciado que «a pesar de ser un problema generalizado en toda Cuenca, la acumulación de pintadas en determinadas zonas como consecuencia de la sucesión de actos vandálicos y la inacción de los equipos de Gobierno que han pasado por el Ayuntamiento han ocasionado que entornos como el del mercado municipal, las estaciones de autobuses y de ferrocarril, y barrios como Pozo de las Nieves o el Paseo de San Antonio, entre otros, se vean especialmente degradados».



MEJORAR LA IMAGEN DE LA CIUDAD

Según ha informado Ciudadanos, Amores ha reclamado que el equipo de Gobierno se proponga «decididamente» acabar con este problema, al tiempo que mejoraría la imagen de la ciudad, actuando desde tres frentes. El primero propone intensificar la acción de los equipos de limpieza viaria con cuadrillas «convenientemente dotadas», y que se dediquen «exclusivamente» a la eliminación de pintadas en los espacios públicos de titularidad municipal.

En este bloque también ha instado al equipo de Gobierno a enviar cartas informativas a los propietarios de los edificios privados y comercios afectados, «para recordarles que son responsables de la limpieza de sus fachadas tal y como establece el artículo 19 la ordenanza municipal para Proteger los Espacios Públicos y la Convivencia Ciudadana».



Desde Cs han propuesto un segundo eje de acción que tenga como finalidad intensificar la acción policial -con la colaboración ciudadana- para evitar este tipo de actos vandálicos y sancionar aquellos que se cometan.

En este sentido, Amores ha recordado que «las pintadas en el transporte urbano, las marquesinas, los parques y jardines, las señales de tráfico, el mobiliario urbano o las fachadas constituyen una infracción grave sancionable con multas de hasta 1.500 euros, que pueden llegar a ser de hasta 3.000 si se realizan sobre monumentos o edificios catalogados o protegidos».


Vinícola de Tomelloso

Por último, desde Cs han animado al equipo de Gobierno a promover campañas de sensibilización, centradas especialmente en los centros educativos, que inculquen en los ciudadanos el deber de contribuir al mantenimiento y la limpieza de la ciudad. También, a que convoque concursos para rehabilitar algunas de las áreas más degradadas de la ciudad con murales artísticos hechos por artistas urbanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí