El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural del Gobierno de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, ha asegurado que su departamento se ha sentido «huérfano» por parte del Gobierno estatal ante la problemática de la superpoblación de conejos que sufre el campo de la región, y tras defender la gestión de su equipo para afrontar la situación ha pedido al PP de la Comunidad Autónoma que desista de pedir la declaración de plaga, ya que este extremo supondría un gasto para los agricultores.

«La Administración del Estado debería ayudarnos en esto. Es un problema que afecta a todas las comunidades autónomas. Los conejos se resguardan en los cauces de los ríos y en los taludes de autovías», ha incidido, añadiendo sobre la intención del Ministerio de Fomento de vallar perímetros de las vías del AVE que se trata de una buena noticia pero que debe de recibirse «cuanto antes», ya que los agricultores «están esperando».

En su opinión, el Gobierno de Castilla-La Mancha ya ha hecho «todo lo que está en su mano», defendiendo así la labor de su departamento.

En este punto, ha criticado que el PP de manera «inconsciente» está pidiendo la declaración de plaga. «Eso supondría un coste que tendrían que pagar los agricultores, y les obligaría a todos a gastarse su dinero en combatir esa plaga», ha dicho, recordando que no hay productos químicos para luchar contra la superpoblación de esta especie.



Por eso, ha asegurado que ningún Gobierno aprobaría esa declaración, por lo que ha insistido en pedir al PP de Castilla-La Mancha que deje de hacer bandera con esa reivindicación, ya que es incluso «irresponsable».

INCORPORACIÓN DE JÓVENES

Martínez Arroyo ha recordado que habrá una segunda convocatoria de ayudas para incorporar más jóvenes al campo, y con una nueva partida de 50 millones de euros se abrirá la posibilidad para satisfacer otros mil expedientes, lo que elevará la cifra final a más de 2.100 en lo que va de legislatura, «la cifra más alta de la historia»:

Tendrá novedades como la reducción de la superficie mínima en cultivos como el pistacho, «uno de los que más futuro tiene en la región», ajustando así las exigencias para que «se puedan incorporar más jóvenes».

También las ayudas para mejora de explotaciones están dando resultados con 2.200 expedientes por 77 millones de euros resueltos, «una inversión muy rentable para los ciudadanos y para el Gobierno» porque se trata de profesionales «que generan empleo».

Hay más ayudas que se van a ir agilizando, como las dirigidas al ganado vacuno de cebo –con más de mil expedientes– o las ayudas acopladas del ovino, que llegan después de un «año difícil» en el sector. REGADÍOS

Sobre las ayudas destinadas a mejora de regadíos con las comunidades de regantes como beneficiarias, Martínez Arroyo ha indicado que serán más de 31 millones de euros esta legislatura, después de que el pasado mandato no hubiera ninguna cantidad asignada a este cometido.



«Resolveremos lo antes posible para que antes de que termine legislatura podamos convocar otra ayuda si sobran fondos para hacer frente a proyectos más grandes que necesitan del apoyo público para hacer un uso más eficiente del agua y para que el agua que tenemos genere más riqueza», ha indicado.

El titular de Agricultura ha tenido palabras para algunas de las problemáticas en determinadas zonas de regadío de la región, como en la Sierra de Altomira, donde la declaración de acuíferos sobreexplotados «pesan como una losa» y hacen que la comarca sea «el único lugar de España donde no se puede abrir un pozo», algo que no ocurre en cuencas que tienen menos niveles como en el Segura.



Martínez Arroyo también se ha referido al sector del viñedo, recordando medidas como la intención de reducir los rendimientos por hectárea para apostar más por la calidad.

El año pasado fueron más de 20 millones de hectolitros los producidos en la región, pero lo importante «es la rentabilidad» y no la cantidad, tal y como ha recordado.



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí