La Diputación de Toledo ha procedido a la ejecución de diferentes obras con el fin de mejorar las prestaciones de la Finca ‘El Borril’ y su Aula de Naturaleza, donde se desarrollan diversas actividades de educación ambiental con grupos escolares entre semana y público general los fines de semana.

El objetivo es ofrecer «mejores servicios a los numerosos escolares y ciudadanos que visitan cada nueva temporada sus instalaciones», según ha informado la Institución provincial en nota de prensa.

Así, se ha procedido al cambio de la señalización en la senda ecológica, dotándola de nuevos postes y carteles, el acondicionamiento del voladero para la construcción de un nuevo hábitat dedicado a las codornices, la reforma del acuaterrario y su ampliación para dar cabida a un mayor número de especies.

Del mismo modo, se ha mejorado el hábitat de las abejas, creando un espacio para la formación de una colmena naturalizada y se ha reforzado el vallado de los hábitats de los ciervos, gamos y jabalíes.

  • Vinícola de Tomelloso

MÁS DE 15.000 VISITANTES

En el último curso se han contabilizado un total de 9.055 alumnos participando de las actividades programadas, además de las 4.126 personas que han cursado visita los fines de semana y las cerca de 2.000 personas que participaron en la jornada de puertas abiertas, celebrada el pasado 4 de junio de 2017, de tal manera que las visitas superan las 15.000.

La mayoría de los asistentes han podido disfrutar del programa denominado ‘Bosque mediterráneo’, que tiene como principales destinatarios a los estudiantes toledanos, aunque también se destina a asociaciones y otros grupos organizados.

Este programa pretende dar a conocer el bosque mediterráneo y sus problemas de conservación, así como fomentar la reflexión y participación frente a los problemas ambientales.

Además, todos los que acuden a El Borril podrán conocer animales de granja de distintas razas autóctonas como caballos, cabras, burros, vacas, cerdos ibéricos, conejos domésticos, pavos reales, pavos comunes y gallinas de distintas razas autóctonas españolas (además de dos ejemplares de gallinas de Guinea).

Los que recorran la finca conocerán también los hábitats del zorro, conejo, lirón careto, gineta, jabalí, gamo, ciervo, muflón, arruí, cabra montesa, perdiz, codorniz, urraca, abejas y lobo ibérico.

El Aula cuenta con una sala destinada a anfibios y reptiles en la que se muestra una colección de los que podemos encontrar en la provincia, como el sapo común, sapo corredor, gallipato, salamandra, rana común, salamanquesa, lagarto ocelado, eslizón ibérica, culebra de escalera, culebra bastarda y culebra de herradura.

CONSERVACIÓN DEL MEDIO NATURAL

Otra de las líneas de actuación de la Finca ‘El Borril’ son los trabajos de conservación del medio natural y de investigación, que se desarrollan en las más de 450 hectáreas de superficie que constituyen la propiedad, declarada como refugio de fauna en el año 2011, con lo que se suspendió indefinidamente la práctica de la actividad cinegética de la finca.

Por último, en esta finca se dan a conocer las labores en el campo de la apicultura, pues dispone de una docena de colmenas, ubicadas en diferentes puntos, primando el carácter educativo y ecológico frente al productivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here