La diputada del PP Ana Guarinos ha insistido hasta en dos ocasiones en exigir explicaciones al Gobierno regional sobre el ajuste presupuestario de las nóminas de los nuevos miembros del Ejecutivo aportados por Podemos –el vicepresidente segundo, José García Molina; la consejera de Plan de Garantías, Inmaculada Herranz; sus respectivos equipos de asesores y un director general de Participación Ciudadana aún por nombrar–; ya que consideran que no está explicado en el Proyecto de Ley de Presupuestos que este jueves se está debatiendo en las Cortes castellano-manchegas.

En palabras de Guarinos, no está suficientemente claro las partidas presupuestarias que irán destinadas a tal fin, por lo que hasta en dos turnos de intervención en la defensa de las enmiendas al articulado que su partido mantiene vivas ha cuestionado sobre este extremo al Consejo de Gobierno.

Esta primera parte del debate arrancaba con la intervención del consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, que ha sido el primero en comparecer en el pleno y que ha pedido al PP que «tras el espectáculo que han dado durante la tramitación de estos presupuestos, lo mejor que podrían hacer es enmendarse a sí mismos y colaborar a reconstruir la región que destruyeron durante los cuatro pasados años».

«El presupuesto de 2017 es una vuelta de tuerca más en la reconstrucción y es un punto y seguido del presupuesto de 2018, que nos va a permitir estar muy cerca de los objetivos que nos habíamos fijado de recuperar la dignidad y la autoestima de los ciudadanos de Castilla-La Mancha», ha señalado Ruiz Molina durante su intervención, en la que ha subrayado que la actitud del PP se refleja en el refrán «calumnia que algo queda», mientras que el PSOE se basa en el de «las verdades ofenden».

  • Vinícola de Tomelloso

Además, el consejero, que ha criticado que el PP «no trabajara» en la comisión de economía y presupuestos, ha cuestionado por qué «lo que es bueno para un Gobierno no es bueno para otros», en referencia al pacto que ha realizado el Gobierno de España para aprobar los presupuestos y el que se ha alcanzado en Castilla-La Mancha gracia al pacto entre PSOE y Podemos, y que el PP asegura que solo busca «asegurar sillones» en el Ejecutivo.

«Si desde el punto de vista cuantitativo, sus enmiendas alteran el uno por ciento del presupuesto, quiere decir que están de acuerdo con el 99 por ciento restante», ha espetado Ruiz Molina al PP sobre su consideración de las cuentas de la Comunidad Autónoma, las cuales ha afirmado que aumentan «el 4,3 por ciento» el dinero destinado a gasto social a pesar de que, ha afirmado, el Gobierno tiene que pagar «3 millones de euros diarios para pagar los vencimientos de préstamo suscritos por el PP durante la legislatura anterior».

PRIMER INCIDENTE

Tras la intervención de Ruiz Molina, la presidenta del Grupo Parlamentario Popular, Ana Guarinos, ha pedido la palabra para pedir al presidente de las Cortes, Jesús Fernández Vaquero, que llamara la atención al consejero de Hacienda «por faltar a la verdad» y por «falta de decoro» en su intervención.

«El consejero falta al decoro de un grupo parlamentario y al prestigio de unos diputados elegidos por los ciudadanos, no como él, que ha sido elegido por García-Page», ha dicho Guarinos, quien ha solicitado a la Presidencia de la Cámara que «llame la atención» al titular de Hacienda del mismo modo que lo hace con los diputados.

En este punto, le ha avisado a Ruiz Molina de que no va a «consentir» que «falte a la verdad» diciendo que los diputados del PP no fueron a la Comisión de Presupuestos «a trabajar y a debatir». «Los únicos que hemos trabajado hemos sido nosotros».

FERNANDO MORA DEFIENDE EL DICTAMEN

El socialista Fernando Mora, encargado de defender el dictamen que se someterá a votación al final del debate, ha iniciado su intervención poniendo en valor los presupuestos, «muy importantes porque están incardinados al gasto social, suponiendo un 70% para servicios sociales».

Mora, que ha desgranado las bondades con las que ha su juicio cuente el Proyecto de Ley, ha apuntado que la «credibilidad» de la región viene marcada por aspectos como la buena marcha de la instalación de empresas o las políticas sociales.

Ha defendido el «esfuerzo inversor» de estas cuentas, con 5,5 millones de euros al día, «un 35% más que el año precedente, con 85 millones para infraestructuras educativas, sanitarias y de bienestar social». «Y están orientados a cumplir con el déficit, incrementa en agricultura ecológica, compensa a agricultores con explotaciones en zonas Zepa y soluciona el problema del amianto en el barrio de Santa María de Benquerencia de Toledo».

El Plan de Garantías, dotado con 120 millones de euros, ha sido otro de los extremos exhibidos por Mora para defender las cuentas, ya que servirán para «integrar» a todos los ciudadanos «sin permitir que nadie se quede al margen». «Ampliamos centros de mayores, consolidamos centros de discapacitados, hay más ayuda a domicilio y se recupera la dependencia», ha celebrado.

DEFENSA DE LAS ENMIENDAS AL ARTICULADO

El diputado del PP José Manuel Tortosa ha sido el encargado de inaugurar el turno de defensa de las enmiendas al articulado de su Grupo, que se ha realizado de manera individualizada en cuanto a las enmiendas propias después de la renuncia ‘popular’ a debatir los votos particulares que mantenían en las enmiendas socialistas.

Si bien su primer era el encargado defender la enmienda número 2, ha gastado gran parte de su turno para criticar a Ruiz Molina en su primera actuación, acusar al PSOE de «dar coces» en el debate y afear a Podemos su entrada en el Gobierno, actuación que ha provocado la primera llamada de atención de la mañana por parte de la Presidencia: «Cíñase a la cuestión», exigía Fernández Vaquero al parlamentario.

Después de que Fernando Mora solventara la respuesta de las dos primeras enmiendas por la vía rápida y gastando menos de un minuto en sendos turnos, ha cogido el testigo ‘popular’ Ana Guarinos, quien antes de defender su enmienda ha afeado al socialista su falta de «concreción».

Tanto Tortosa como Guarinos están siendo los encargados de defender estas 23 enmiendas, las únicas que previsiblemente se abordarán de manera individualizada, agotando sus respectivos turnos de cinco minutos, mientras que Fernando Mora como defensor del dictamen del Proyecto de Ley es el encargado de dar respuesta por la vía rápida en todos los casos.

La diputada del PP Cesárea Arnedo ha protagonizado el segundo incidente de la mañana, ya que al subir a defender otra nueva enmienda de su Grupo, ha arrancado su turno pidiendo «un receso» para que el presidente autonómico, Emiliano García-Page, «pueda regresar» al salón de plenos, criticando que se esté ausentando del mismo cuando interviene el PP.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here